Narrar historias de reconciliación, la labor de un fotógrafo excombatiente

Marcos Guevara cambió su fusil por una cámara y ahora recorre el país documentando el compromiso de los excombatientes con la construcción de paz. Señala que se debe pensar en las nuevas generaciones porque “cuando hay niños en estos espacios quiere decir que se puede construir futuro, que hay oportunidades y esperanza.”

0
602
Foto por: Karina Porras Niño

Marcos Guevara es un fotógrafo documentalista que hizo parte de las extintas FARC – EP, actualmente vive en el Antiguo Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación – AETCR San José de Oriente, ubicado en Manaure, Cesar. Afirma que su gusto por la fotografía nació mucho antes de ingresar a las filas de la guerrilla  y con la firma del Acuerdo de Paz, pudo cambiar su fusil por una cámara. 

“El objetivo es poder documentar lo que sucede en los territorios en materia de reconciliación, de construcción de paz y reincorporación. Ver cómo las comunidades estrechan lazos con los reincorporados y que no somos personas diferentes sino una sola comunidad. Creo que es un momento histórico que vive el país, el cual es necesario retratar visualmente para poder mostrar al mundo entero como se están desarrollando estos procesos”.

El pasado 23 y 24 de noviembre Marcos presentó en la Plaza de Bolívar de Bogotá una exposición llamada La vida después de las armas, trabajo fotográfico realizado en 3 AETCR del oriente colombiano con apoyo de la Unión Europea. “Pretendo mostrar cómo se ha adelantado el proceso de reincorporación con todas sus falencias, sus debilidades, pero cómo nosotros estamos dispuestos a aportar al país desde nuestros saberes, nuestra voluntad de paz, desde lo que sabemos y lo que podemos enseñar” comentó con gran convicción. 

Le puede interesar: Una feria que celebra 5 años de compromisos por la paz colombiana

“Este evento es el primer lustro de la firma del Acuerdo de Paz, son 5 años de los cuales hay que hacer un balance muy importante y ver qué es lo que hemos construido como sociedad, porque no somos solo nosotros como reincorporados los que estamos construyendo la paz, también son las comunidades, las instituciones del Estado y la cooperación internacional”. 

Por una Colombia en paz, se debe pensar en las nuevas generaciones

Ante la pregunta de cuál era la foto que considera más importante, y después de pensarlo por un momento, el joven excombatiente señaló la captura de dos niños en bicicleta. “Esta foto es una historia general en todas las comunidades farianas, a los que un día empuñamos las armas nos siguen nuestras familias, cuando hay niños en estos espacios quiere decir que se puede construir futuro, que hay oportunidades y  esperanza”.

Cabe mencionar que mientras compartía su historia en la entrevista lo acompañaba su hija, quien sostenía en su cuello una cámara y muy atenta prestaba atención al discurso de su padre. Para Marcos Guevara la niñez es una prioridad ya que como él mismo mencionó, brindarles oportunidades a quienes están creciendo alrededor de los reincorporados es “un elemento importante para arrebatarle los niños y la juventud a las armas y al conflicto armado”.

Concluyó recalcando que la paz es un compromiso colectivo que requiere de apuestas no solo para la población reincorporada sino para las nuevas generaciones que están floreciendo en los AETCR. Así, según explica, con garantías para todos en materia de derechos humanos, el futuro de Colombia tomaría un rumbo distinto a la guerra. 

 

Por: Karina Porras Niño. Periodista – Editora. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here