Mujeres afrodescendientes, pilar de la lucha por la no discriminación racial

En el marco del Día de la Mujer Afrolatinoamericana, Afrocaribeña y de la Diáspora, compartimos un panorama de la situación de las afrocolombianas, y hacemos un llamado a su reconocimiento como luchadoras ancestrales por la defensa de los derechos, el territorio y la igualdad de género.

0
366
Foto por: El informador - https://cutt.ly/Cm75jDL

El Día de la Mujer Afrolatinoamericana, Afrocaribeña y de la Diáspora, se celebra cada 25 de julio en conmemoración al primer Encuentro de Mujeres Afrodescendientes que se llevó a cabo en  República dominicana en 1992; donde se reunieron alrededor de 400 mujeres de diferentes países de Latinoamérica y el Caribe, con el fin de analizar y definir estrategias de incidencia política para enfrentar el racismo y la desigualdad desde una perspectiva de género. 

Esta fecha tiene como finalidad exaltar y fortalecer la lucha contra la discriminación racial, reconociendo y visibilizando los logros, valores, cultura y sabiduría de las mujeres afrodescendientes en la sociedad. Destacando su aporte en diversos ámbitos como las ciencias, el deporte, el derecho, las artes, la política y el activismo.

Le puede interesar: Mujeres piangüeras, una labor de tradición por la seguridad alimentaria

De acuerdo con la Comisión Económica para América Latina y el Caribe – CEPAL,  el 20.9% de la población de América Latina es afrodescendiente y las mujeres son quienes se encuentran en mayor situación de vulnerabilidad. Por ejemplo,  se calcula que el ingreso diario de las afrolatinoamericanas apenas sobrepasa el dólar. Así mismo, en temas de acceso a la educación también hay desigualdades sustanciales.

En Uruguay sólo el 8,1% de las mujeres afro tienen acceso a educación superior, en Honduras el 8,4%, en Brasil el 10,0%, en Ecuador el 12,5% y en Panamá el 18,9%. Además, la entidad advierte que las mujeres negras se enfrentan a problemáticas de violencia de género, poca participación política y discriminación. 

La situación de las afrocolombianas

El panorama de la mujer afro en Colombia tampoco es alentador, pues según el Departamento Administrativo Nacional de Estadística – DANE, su tasa de desempleo asciende al 24,4%, lo que evidencia la falta de oportunidades para la inclusión en el mercado laboral, ya que duplica la cifra del hombre afro que se encuentra en 12%. De igual manera,  el 91,2%  de la población afrodescendiente femenina mayor de 5 años es analfabeta. 

Del mismo modo, la Asociación Nacional de Afrocolombianos Desplazados – Afrodes, revela que el 21,9% de ellas ha sufrido desplazamiento forzado. Por su parte, la Red de Mujeres Afrolatinoamericanas asegura que  de 2016 y 2018, se les arrebató la vida a 417 lideresas afrocolombianas. Unos datos abrumadores que reflejan la necesidad de tomar medidas que les garanticen una vida digna, y el pleno cumplimiento de los derechos humanos para las mujeres negras del país. 

3 organizaciones que luchan por sus derechos en el país

Ruta Pacífica de las Mujeres, un movimiento feminista creado en 1996 que busca visibilizar el impacto del conflicto armado en la población femenina.  En el ejercicio de su misión, instauró la Escuela de Formación Política para las mujeres afro del Chocó; un espacio para el análisis de los desafíos que hay en Colombia y la implementación de medidas legislativas en pro de la igualdad de las afrocolombianas.  

Asociación Nacional de Mujeres Afrocolombianas, que desde el año 1999 brinda orientación, apoyo, acompañamiento, asesoría, y capacitación e interlocución en defensa de los derechos e identidad cultural de la población afrocolombiana en situación de desplazamiento. 

Red Nacional de Mujeres Afrocolombianas Kambirí, fue gestada en el 2000 y promueve procesos organizativos de las mujeres afrocolombianas mediante formación, participación, desarrollo integral y empoderamiento; para incidir desde lo étnico, político, cultural  a partir de sus saberes y valores ancestrales.

Por: Ivania Alejandra Aroca Gaona. Periodista.

Editor: Karina Porras Niño. Periodista – Editora.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here