miércoles, mayo 29, 2024
InicioCULTURAMás allá de las montañas

Más allá de las montañas

En las verdes montañas del país habitan millones de campesinos que sin descanso y con tesón trabajan la tierra para sobrevivir. Un caballo o una mula les acompañan en el camino.

Por: Andrés. A. Gómez Martín.

Nuestro país es campesino, un poco más de 16 millones de personas viven en zonas rurales, la inmensidad geográfica del territorio hace difícil pensar en donde viven los campesinos, como se alimentan, como se curan y tratan las enfermedades, como de educan o acceden a los servicios básicos.

Foto: Taringa.net
Foto: Taringa.net

Existen cientos de pueblos por todo Colombia que son epicentro del comercio rural, poblados a los que los campesinos llegan muy pocas veces al año, algunas veces para vender sus productos, conseguir una medicina, visitar el puesto de salud, vender una bestia o hacer un negocio.

Pueblos levantados sin fundador alguno, sin estatua de Bolívar o de Santander, asentamientos que se construyeron por la acción comunal  y el trabajo en equipo, casa por casa, plancha por plancha, tabla por tabla. A veces en el filo de una montaña en donde las nubes y la neblina son las visitantes más frecuentes, otros en donde el río es la fuente de vida y de comercio, algunos en la mitad de las llanuras, otros al filo del páramo, existen otros ubicados en volcanes, cerca de los nevados o en la espesa selva.

Las botas de caucho, la penilla terciada a la cintura, pantalón, camisa y una cadena con la estampilla del Divino Niño; manos duras con cayos, uñas gruesas y piel quemada; el jornal empieza desde que canta el gallo, un tinto endulzado con panela y un pan son la gasolina que necesitan los hombres y mujeres que trabajan allá, en donde no hay vías, donde la señal de celular o luz eléctrica son lujos.

Esos pueblos a donde solo se llega en “ care sapo”, aquellos a donde los camiones que se atreven a sacar las cosechas se demoran 3 o 4 días en llegar a la cabecera municipal. Hombres, mujeres, niños y las mascotas se acuestan bajo la luz de la luna y la vigilancia de las estrellas.

Al campesino colombiano, trabajador, creyente, humilde y honesto, a ese que cultiva la yuca, el plátano, que recoge el café, a ese que gana 10 mil pesos por jornal, al que vive más allá de las montañas.

Artículos Destacados

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

FundacionAcpo

spot_img

POSTS RECIENTES

spot_img