Liderazgo juvenil resalta en un colegio rural de Caquetá

El personero de la I.E.R. Villa Hermosa promovió una jornada de mejoramiento de las áreas comunes del colegio. Evidenciando la importancia de fortalecer saberes sobre valores, convivencia y transformación, lo cual aprendió en el marco del proyecto Pescado para el Desarrollo.

0
4398
Foto por: Sandra Riaño

En la Institución Educativa Rural Villa Hermosa, ubicada en Florencia, Caquetá, el personero Juan Carlos Osorio Martínez de 17 años, que cursa el grado 11, tuvo la iniciativa de realizar una serie de actividades en pro del embellecimiento y mejoramiento de las áreas comunes del colegio.

Esta gran idea fue apoyada no solo por las directivas y cuerpo docente, sino por el grupo estudiantil que unió sus fuerzas para generar un cambio. Es de resaltar que entre los participantes activos se encuentran los jóvenes beneficiarios del proyecto Pescado para el Desarrollo, el cual es financiado por Caritas Noruega.

Dicho proyecto es implementado por Acción Cultural Popular – ACPO, organización encargada de  fortalecer las competencias humanas de 300 jóvenes rurales en 8 instituciones educativas del Caquetá, entre ellas la I.E.R. Villa Hermosa.

Los jóvenes han recibido formación en los cursos de Liderazgo Rural; Persona, Medio ambiente y Sociedad; Paz y Convivencia; y  Valores Cívicos y Democráticos, los cuales han ayudado a que se empoderen de su región y de su entorno con el fin de generar un cambio positivo en la  comunidad.

Le puede interesar: Jóvenes caqueteños culminan 8 cursos de las Escuelas Digitales Campesinas

Es grato ver cómo los jóvenes que vienen en un proceso de formación, toman los conocimientos adquiridos y los aplican en su entorno, así como lo hicieron los estudiantes de esta bella institución. Dejando por un día sus actividades formativas para generar una jornada de trabajo mancomunado.

Limpieza de cunetas, organización de un salón de juegos, limpieza de los pasillos y áreas comunes, fueron algunas de las labores realizadas, evidenciando un gran trabajo en equipo, el amor hacia su entorno y  su responsabilidad social. 

Estas acciones demuestran lo valioso del fortalecimiento de las competencias humanas, que temas como los valores no solo deben limitarse a clases de religión, de cátedra de paz o ética, sino que debemos fomentar en nuestros niños, niñas y jóvenes la importancia del saber convivir y generar una reconstrucción del tejido social.

De igual forma hay que mencionar el apoyo incondicional de la Rectora Sonia Caicedo y su grupo de docentes, que siempre han apoyado las ideas que llevan a mejorar la calidad de vida de sus estudiantes.

Por: Sandra Riaño García. Facilitadora educativa del proyecto Pescado para el Desarrollo.

Editor: Karina Porras Niño. Periodista – Editora. 



Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here