Guardería, herramienta de educación para madres firmantes de paz

El 15 y 16 de marzo mujeres reincorporadas de Chocó participaron en un taller de comunicación, de allí nació este texto en el que abordan la dificultad de no contar con un espacio apto y seguro para que sus hijos estén mientras ellas estudian.

0
593
Foto por: Miguel Ángel Arango Cifuentes

En encuentros educativos del proyecto Mujer Mestiza, Indígena y Afrodescendiente – MIA, en el Antiguo Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación – AETCR Silver Vidal Mora, se encontraron el 15 y 16 de marzo beneficiarias del proyecto, que decidieron lanzarse a escribir las dificultades de su entorno para su formación oficial.

Desde su desmovilización las mujeres firmantes de paz recuperaron a sus hijos, otras fueron mamás por primera vez y otras casi que adoptaron hijos de la guerra sin padres, logrando un sueño de muchas mujeres, ser mamá.

Para ser mamá debe aprender para formar, para dar ejemplo y ser esas personas que sus hijos admiran, por eso estas mujeres comenzaron a interesarse por los proyectos de formación que llegan al AETCR, con el ánimo de crecer social y económicamente, así fue como la gran mayoría se inscribieron al proyecto MIA.

Le puede interesar: Mujeres de paz en Chocó conmemoran su resiliencia

La inconformidad surgió cuando un profesor pregunto al ver estudiantes amamantando en clase, dando tetero y hasta una palmada “¿qué pasa aquí, es que no tienen donde dejar a sus hijos mientras están en la clase?”, y algunas con desaliento dijeron que no cuentan con guardería.

De esta manera empezaron a irse como los atardeceres del Chocó. Esto es una radiografía de lo que pasa en muchos lugares del país donde mujeres llenas de pasión con ganas de surgir no tienen apoyo para que sus hijos estén seguros mientras ellas acuden al lugar en el que están invirtiendo para el futuro.

La comunicadora del proyecto, Karina Porras Niño, visitó el espacio y pudo comprobar de primera mano las dificultades y así evidenciarlas para que el Gobierno, el partido Comunes y líderes de la comunidad, gestionen una guardería con una profesional en preescolar apasionada y dispuesta, así lo expreso Adriana Flores, una de sus beneficiarias.

“Es muy urgente que nos envíen una profesional que se encargue de sacar adelante el espacio donde podamos dejar a nuestros hijos de manera segura, y que además se garanticen oportunidades en salud y educación como crecimiento y desarrollo, motricidad y atención. Que en la guardería se forjen los primeros sueños de nuestros hijos para un futuro lleno de oportunidades”.

Por: Miguel Ángel Arango Cifuentes. Facilitador educativo del proyecto MIA.

Editor: Karina Porras Niño. Periodista – Editora. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here