El río de mi vida, pedagogía para jóvenes rurales soñadores

Los facilitadores educativos del proyecto Pescado para el Desarrollo, han implementado en 8 instituciones educativas de Caquetá, la actividad ``El río de mi vida” como estrategia para que los jóvenes establezcan su proyecto de vida. Un ejercicio que les permite reconocer su identidad y entorno para crear metas realistas y poderosas a futuro.

0
511
Foto: Fanery Cabrera Ramírez

En el departamento de Caquetá se está llevando a cabo el proyecto Pescado para el Desarrollo, el cual contribuye al fortalecimiento de jóvenes de 8 instituciones educativas rurales que participan activamente de cada uno de los cursos de las Escuelas Digitales Campesinas de Acción Cultural Popular – ACPO. Un ciclo formativo que es posible gracias a Cáritas Noruega, Cáritas Colombiana y Pastoral Social.

En el marco del curso Mi proyecto de vida en el campo, que tiene como objetivo que los jóvenes adquieran herramientas claves para el diseño y la construcción de su propio proyecto de vida y visualicen sus planes a futuro, el equipo de facilitadores educativos han implementado una actividad denominada El río de mi vida, que busca servir de estrategia pedagógica de cara a los aprendizajes de este curso.

La actividad parte del río como una metáfora de la vida, la cual tiene un nacimiento y desemboca en el océano de los sueños, como un flujo que a veces cambia su cauce y sus rumbos, que a veces está calmado y a veces está turbio. Es en el reflejo del agua donde los jóvenes se van a encontrar con su identidad y la de los otros. 

De igual forma las comunidades van asentándose y entablando una relación vital con las fuentes hídricas, por tanto, los jóvenes reconocen esta relación y las oportunidades, fortalezas y recursos de su entorno para llevar a cabo su proyecto de vida.  

Un ejercicio que encamina hacia el reconocimiento de metas

Este documento está diseñado para llevar al estudiante a un proceso en el que se plantea metas realistas de acuerdo a su contexto y sus deseos. Se divide en 3 fases:

Fase 1: ¿Quién soy yo?

  • Test Holland: Este test permite que el estudiante reconozca sus intereses, capacidades y habilidades que son características propias de su personalidad.
  • Poema Quién soy: El estudiante realizará una descripción de sus personalidades, intereses y demás características que los identifica por medio de un poema.
  • Representación gráfica: El estudiante representa gráficamente el nacimiento del río, su retrato o algo que lo representa.

Al concluir esta fase el estudiante estará en capacidad de identificar sus cualidades, defectos, actitudes y competencias, las cuales serán el punto de partida para elaborar su proyecto de vida.

Fase 2: Reconociendo mi entorno

  • Árbol de oportunidades de mi comunidad: En esta actividad el estudiante irá respondiendo una serie de preguntas que van asociadas a cada parte del árbol, con el fin de realizar un reconocimiento de las oportunidades que les ofrece la región. 
  • Representación gráfica: El estudiante representará gráficamente el curso del río y su entorno, resaltando características de su región.

Al concluir esta fase el estudiante identificará las diferentes opciones de vida en el campo y cómo aprovechar la formación que se ofrece para mejorar los proyectos propios y de la comunidad.

Fase 3: Desembocando en mis sueños

  • Cuadro de metas: Esta actividad permitirá al estudiante definir sus metas familiares, sociales, económicas y laborales, con el fin de trazar objetivos claros a alcanzar.
  • Reconozco mi vocación: En esta actividad el estudiante logra identificar según sus metas y gustos las distintas profesiones u oficios que podrá desarrollar a futuro.
  • El susurro de mi familia: Esta actividad será desarrollada por el padre de familia y/o acudiente del estudiante, donde realizará una carta que sirva de motivación. 
  • Representación gráfica:  El estudiante representará gráficamente las bifurcaciones del río con el fin de definir las metas a corto, mediano y largo plazo, estas llevarán el nombre de tres ríos del Caquetá. 

¿Cual es el propósito del río de mi vida? 

Se espera que con la metáfora del río puedan dinamizar un ejercicio espiritual que promueva la reflexión y creatividad de los jóvenes, para plantear sus tareas y objetivos. Hasta la fecha, las actividades realizadas han sido muy productivas, en tanto ayudan a que los jóvenes se proyecten a futuro con metas claras.

 

Por: Fanery Cabrera Ramírez. Facilitadora educativa del Proyecto Pescado para el Desarrollo.

Editor: Karina Porras Niño. Periodista – Editora. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here