Carta del campo: Líder comunitario forjado por Radio Sutatenza

Esta es la historia de Leoncio Popó Escobar, quien aprendió por radio y al lado de su padre a ser un estudioso para la vida. Actualmente, gestiona procesos comunitarios en pro del territorio y nos comparte su experiencia desde el Cauca.

0
630
Foto por: Andrés Laguna.

Muy buenos días para todos y para todas, compañeros y compañeras, me place estar al frente de ustedes y con ustedes.  Mi nombre es Leoncio Popó Escobar.  Vivo en la vereda La Alsacia, corregimiento El Porvenir, departamento del Cauca.

En este preciso momento quiero saludar a todos los compañeros de Acción Cultural Popular; en su debido tiempo, cuando recibí del lado de ellos ese acompañamiento, seis meses en las veredas caminando, visitando el pueblo y así aprendiendo muchas cosas de las cuales hoy me siento muy orgulloso. Muchas gracias por ello.

Yo, siendo muy joven, al lado de mi padre trabajando la agricultura,  él se preocupó mucho para que yo estudiara.  Únicamente llegué hasta tercero de primaria, y como era único hijo siempre quería estar al lado de mi padre. Él era muy estudioso, muy inquieto leyendo la prensa, escuchando la radio.  

En ese tiempo había una “vitrolita” en la que se escuchaba sólo música.  Él ya había salido a algunos lugares y había escuchado que había radio.  Entonces se logró conseguir un Radio Sutatenza y en ese comenzamos a encontrar por unos canales unos estudios acerca de cómo trabajar la tierra, cómo preparar la tierra, abonos, cómo adecuar las viviendas.

Fue así como a él le gustó y comenzó a meterse en ese conocimiento,  escribió a Sutatenza diciendo que él tenía ese ánimo de saber más, y le respondieron diciéndole que había una oportunidad para que él, sí quería capacitarse, lo hiciera. 

Foto por: Andrés Laguna

A través de un sacerdote, matriculó la primera escuela de ACPO en el Cauca, municipio de Buenos Aires. Aunque yo había estudiado poquito, fui el primer profesor de esa escuela y comencé a enseñarle a adultos, entre ellos a mi madre que no sabía poner ni la o, pero de allí salió escribiendo su propio nombre y trabajó con el Banco Agrario.

Mi padre me apoyó hasta que comencé yo mismo a comunicarme con Sutatenza por medio de los cables informativos que daban, hasta que me hice agente del periódico “El Campesino”.  Estuve por ahí unos cuatro años repartiendo dicho periódico en todo el municipio y fue mucha gente que se acogió a leerlo. 

Creamos dos escuelas radiofónicas, una en la parte baja y otra en la parte alta de la montaña,  allí también aprendieron muchos adultos, hay muchos que hoy me lo agradecen. Así como aprendimos a trabajar muchas cosas en el campo, eso me sirvió para meterme ya a trabajar con la Junta de Acción Comunal. 

Fui miembro de la Junta de Acción Comunal en varios lugares.  Se creó la de la vereda San Marcos, la vereda Cascajero y El Jigual. Ahora, salimos a La Alsacia y ya tenemos allá dos aulas de escuela, tenemos a la cabeza el Consejo Comunitario y una cobertura especial para levantar allí una torre de comunicaciones.

Porque en esa montaña es un poquito pesado, pero gracias a Dios hemos tenido ese auge para poder hacer que nuestros jóvenes, nuestros familiares y nuestros vecinos de las otras veredas tengan una buena cobertura. 

Así que vamos a seguir adelante y creo que La Alsacia va a ser, no una vereda sino un pueblo grande, porque viene gente de otras partes a observar la armonía y el ejemplo de autosostenibilidad que tenemos a través de nuestro sistema de producción agrícola.

 

Por: Leoncio Popó Escobar, invitado a la serie de Podcast “Tenemos cosas por decir”, y Carlos Andrés Hurtado y Keli Ararat, participantes del proyecto Comunicar y proteger la paz.

Editor: Karina Porras Niño. Periodista – Editora. 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here