Carta del campo: Enseñanzas de protección ambiental en Caquetá

En este departamento marcado por el conflicto, se han establecido muchas historias de lucha ambiental que invitan a las generaciones más jóvenes a ser líderes para velar por el bienestar de sus territorios.

0
250
Foto por: Amazonía Joven

El departamento de Caquetá ha estado marcado por diversos conflictos socioambientales, pero también por historias de lucha y esperanza  frente a esta situación. Ocho caminos, una vía, es una miniserie documental producida este año por la Fundación Mambe y apoyada por el Programa Conservación y Gobernanza en el Piedemonte Amazónico.

Visibiliza algunas de estas historias de lucha contando la historia de vida de ocho líderes ambientales de Caquetá, cuyas voces invitan a construir y tejer caminos que protejan la biodiversidad de la Amazonía desde la sostenibilidad. Uno de estos caminos que han buscado sembrar una nueva historia se encuentra en el municipio de Doncello.

Uno de los territorios donde tiene incidencia el proyecto Pescado para el Desarrollo, y donde Clara Inés, lideresa de la Asociación de Mujeres Emprendedoras Cimientos del Hogar – ASMUECH, lleva un emprendimiento que busca cultivar plantas nativas, reforestar las cuencas en sus fincas, el cuidado el agua y cultivar desde la agroecología. Su emprendimiento se basa en las plantas aromáticas para crear infusiones sanas y saludables para el cuerpo.

La enseñanza que deja Clara Inés en el documental es la fábula del colibrí en medio de un incendio en el bosque, donde todos los animales salieron huyendo pero el colibrí iba por una gota de agua al río  para llevarla en su pico una y otra vez para tratar de frenar el incendio, hasta que un animal le dijo “qué estás haciendo” y el colibrí contestó “yo sé que no lo voy a pagar, pero estoy haciendo mi parte”. 

Clara Inés, quiere que la recuerden como un colibrí, como una mujer que luchó por el empoderamiento de las mujeres, como una luchadora contra la deforestación y una guardiana del medio ambiente, como una lideresa que colocó esa gota de agua para que ese incendio no siguiera.

Estas experiencias desde la realidad local de los 300 jóvenes beneficiarios del proyecto Pescado Para el Desarrollo, aportan para compartir estos sueños de ver un departamento biodiverso, con prácticas económicas sostenibles y en paz. 

Con el acompañamiento de Acción Cultural Popular – ACPO y las Escuelas Digitales Campesinas se viene fortaleciendo en los jóvenes el liderazgo rural y ambiental, a través del reconocimiento del territorio y los sueños que allí se pueden tejer.

Por: Sebastián Ríos Buitrago. Facilitador educativo del proyecto Pescado para el Desarrollo.

Editor: Karina Porras Niño. Periodista – Editora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here