Carta del campo: En Caquetá las mujeres se fortalecen con educación

Yira Corrales es una caqueteña que acompaña a su padre excombatiente en la construcción de sueños de paz. Tienen un emprendimiento que fortalecen con conocimientos dados por el proyecto MIA y así buscan aportar a su territorio.

0
377
Foto por: Diana Marín

Soy Yira Corrales Tapiero, nací el 22 de julio de 1958 en Florencia, Caquetá, vengo de una familia campesina. Mi padre Esteban Corrales y mi madre Blanca Oliva Tapiero nos criaron a mí y a mis 3 hermanos en la vereda Maracaibo donde vivimos 15 años.

Luego nos trasladamos a la Unión Peneya y ahí estudié toda la primaria, cuando me gradué de quinto fui a estudiar a La Montañita, donde cursé hasta noveno grado. Allí conocí a mi esposo y me fui a vivir con él, tuve 2 hijas. Mi vida fue trabajar en la finca de mis padres y luchar día a día para darles un buen futuro a mis hijas.

Ayudo a mi padre con su proyecto productivo que recibió por su proceso de paz, el proyecto es de fabricación de bolsos y maletas para colegios y uso diario. En esto llevamos 3 años y con esto nos sustentamos como familia.

Se hizo una reunión en Florencia donde vinieron dos personas del proyecto MIA y nos hablaron del proyecto, mi padre, mi hermana y yo nos interesamos e inmediatamente nos inscribimos  para empezar los cursos de la plataforma Escuelas Digitales Campesinas.

Desde el año pasado me encuentro en formaciones y estoy a la espera de empezar el nuevo curso de Formulación de Proyectos, también a que se apruebe el proyecto de fabricación de prendas de vestir en nuestra asociación de reincorporados. 

Por: Yira Corrales Tapiero. Participante del proyecto MIA.

Editor: Karina Porras Niño. Periodista – Editora. 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here