Carta del campo: El amor en los tiempos del Pacífico

En el corregimiento de Termales, de Nuquí, Chocó el arte se apoderó de las fachadas mediante la iniciativa Florece. Una apuesta que busca resaltar la belleza del territorio y fortalecer el tejido social en la comunidad.

0
429
Por: Miguel Ángel Arango Cifuentes.

En el corregimiento de Termales, que pertenece al municipio de Nuquí Chocó, se reunieron las autoridades locales y líderes del corregimiento, con la fundación Creadores de Sueños y la iniciativa Florece con el fin de pintar y decorar las fachadas de las casas del municipio de Nuquí y sus corregimientos.

Florece es una iniciativa que nace de la mano de Gloria Tabares y Melisa Montoya, fundadoras de Creadores de Sueños, fundación con sede en el corregimiento de Jurubidá. Que se dedica a fortalecer el arte, el folclor y la gastronomía desde sus ancestros, con un componente de inclusión maravilloso, pues las comunidades indígenas emberá de la zona son un agente participativo fundamental.

El amor en los tiempos del Pacífico, no es más que la esencia de este par de bellas mujeres, madre e hija, blancas de piel, pero negras de corazón y “peli-indias” de pasión indígena; pasión por cada cosa que hacen por fortalecer estas comunidades, llenas de necesidades, pero también de asistencialismo radical y excluidas de los gobiernos de turno.

Amor infundido por el líder, esposo y padre de estas dos mujeres, quien fuera borrado cruelmente por agentes armados, que ahora no vale la pena ni mencionar, y a quienes ellas ya los tienen en la lista de perdonados. Para no mirar atrás y por el contrario, sienten cada día la voz e imagen de aquel gran líder Javier Montoya, que las llama desde el horizonte del gran océano Pacífico al que amaba profundamente, diciéndoles que hay que continuar con la tarea.

Es así como estas  mujeres gestan cada cosa solo con pasión y emoción, al contar sus locas aventuras a los turistas que las visitan en su cabaña Morromico, en el golfo de Tribugá, de esta manera, no hay un solo turista que se escape de las garras de este par de entusiastas. Claro sin dejar de nombrar a sus hijos y hermanos Pablo y Sebastián que sencillamente son un libro abierto y emocionante al hablar del Chocó, que para ellos es su tierra.

Nació la iniciativa Florece contándole a todos los turistas la idea de pintar, con figuras de la selva y el mar, animales y flores nativas en todas las fachadas del municipio, como ya alguna vez lo hicieron con el apoyo de un programa llamado “llenemos de color a Colombia” de una importante empresa de pinturas del país.

Creciendo para embellecer el territorio

No hay quien se resista a este tipo de solicitudes llenas de amor por una región y por supuesto consiguieron voluntarios artistas del graffiti y  pintores que dijeron sí a la propuesta. Lo realmente difícil fue quien donara la pintura y los elementos para hacer la tarea, sin embargo lo lograron y hace unas semanas cogieron al corregimiento de termales en sus manos y lo convirtieron en un territorio de sensaciones fantásticas, donde ya no solo sus aguas termales son la sensación al  llegar al lugar.

Sus fachadas resaltan con tigres, flores y ballenas, el corazón de propios y extraños se acelera y te invita a quedarse y ayudar, pues Florece emociona y nos genera la sensación de que entre los humanos todavía  tenemos gente buena y maravillosa que está dando lo mejor de sí para que el planeta cambie.

La calle principal del corregimiento es hoy una pincelada de arte y amor que ya circula por muchas paginas de turismo en Colombia. Si usted está leyendo este artículo no dude en ir a Nuquí y preguntar por la Negra de Morromico, y entenderá más porque el amor en los tiempos del Pacífico es más fuerte que cualquier playa al mejor estilo de Cancún.

El periódico El Campesino visitó este espectáculo de lugar, y con sorpresa encontró que el más chico de los miembros de la familia Morromico, Sebastián Montoya Tabares fue uno de los mejores estudiantes de las Escuelas Digitales Campesinas de Nuquí en su época de bachillerato situación; que nos enorgullece y nos hace invitarlos a que visiten nuestra página www.escuelasdigitalescampesinas.org en donde encontraran contenido para la formación de los habitantes rurales de Colombia.

 

Por: Miguel Ángel Arango Cifuentes. Facilitador educativo del proyecto MIA en Chocó. 

Editor: Karina Porras Niño. Periodista – Editora. 



Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here