3 razones para visitar Sutatenza, un territorio de memoria cultural

Aunque este municipio es reconocido por ser el origen de Radio Sutatenza y la revolución educativa del País, actualmente cuenta con atractivos que lo convierten en un gran destino turístico para conocer sobre historia, artesanía y protección ambiental.

0
750
Foto por: Karina Porras Niño

En el suroriente de Boyacá, limitando con Guateque, Garagoa, Somondoco y Tenza, se encuentra el municipio de Sutatenza, un territorio de raíces campesinas que vio nacer la revolución educativa de Colombia y que hizo parte de la creación de la histórica Radio Sutatenza y el periódico El Campesino. Pese a que el pueblo es recordado por su legado, actualmente cuenta con atractivos que lo convierten en un gran destino para visitar, a continuación le contamos:

1. Un museo que evoca los inicios de Radio Sutatenza 

Foto por: Leidy Laura Vargas Hernández

En 1963 se creó el Museo Radio Sutatenza en el centro del municipio, con la idea de tener un espacio para presentarle a las múltiples personalidades que visitaban el territorio el trabajo educativo que se adelantaba en ese momento y que está cambiando la historia de Colombia. 

Ingresar al lugar es como viajar al pasado y encontrarse con un proyecto adelantado a la época, por un lado, se encuentran máquinas y materiales pedagógicos como radios, proyectores, cartillas y discos; por otro lado, se pueden observar elementos  más íntimos que refieren la cotidianidad de Monseñor Salcedo, entre los que se encuentra su cama, el ajuar eclesiástico y Califa, su primer caballo. 

Este tesoro de la memoria, está abierto al público de lunes a viernes de 08:00 am a 05:00 pm y no tiene ningún costo. Según comenta Isabel Molina, encargada del área cultural de Sutatenza, los visitantes en su mayoría son estudiantes, profesores y periodistas de diferentes departamentos del país, y también de otros países como Ecuador y Perú, además de turistas que desean vivir la experiencia.

2. Artesanías que tejen memoria ancestral 

Foto por: Leidy Laura Vargas Hernández

Con la caña brava o caña de castilla como insumo principal, los artesanos de Sutatenza mantienen vivo un oficio ancestral que los posiciona entre los mejores. Se trata del tejido en chin, el cual requiere no solo de un proceso específico para sacar de los tallos de caña las tiritas a utilizar, sino de la conservación de un saber que da la técnica precisa para obtener productos de excelente calidad. 

María Ilvania Muñoz Molina, nacida en febrero de 1948, es una campesina que desde los 10 años y gracias a las enseñanzas de su madre y sus abuelas, se dedica a este oficio milenario. Actualmente, lidera la Corporación Arte y Cultura Sutatenzana que busca transmitir estos conocimientos a las nuevas generaciones, como una estrategia para conservar la tradición y para servir de alternativa sostenible ante el uso de plásticos.

Aunque antiguamente solo se elaboraban canastos simples para cargar mercado o huevos, la creatividad se hace protagonista en su local ubicado al frente del parque municipal, en el que tejen y comercializan cestos, paneras, individuales y bandejas que resaltan por sus colores y técnicas, y que fueron reconocidos con la Medalla a la Maestría Artesanal. 

3. Ecoturismo como apuesta de protección ambiental 

Foto por: Leidy Laura Vargas Hernández

La ubicación geográfica de Sutatenza hace que cuente con una gran riqueza natural, no solo por la diversidad paisajística que se hace evidente ante los ojos de quienes llegan al municipio, sino por la variedad de cultivos que se producen en sus tierras gracias a la labor de las y los campesinos. Lo cual resulta muy interesante teniendo en cuenta esa relación entre lo ambiental y lo tradicional.

Partiendo de ello, hace más de 5 años se estableció el Sendero de la Cestería, una apuesta ecoturística gestionada por varios grupos del sector cultural del territorio con apoyo de la alcaldía municipal y la Corporación Autónoma Regional de Chivor – Corpochivor. Proyecto que nace del interés por promover la protección ambiental a través de actividades de naturaleza.

Su nombre se debe a que en el recorrido se puede conocer el cultivo de la caña de castilla, de donde se extrae el chin para tejer las artesanías tan características de la región, otro aspecto llamativo es que este camino conduce desde la vereda Páramo de Sutatenza a la vereda Rosales de Guateque. A este plan se suman aquellos aventureros que encuentran en las caminatas y el aire fresco una oportunidad para reflexionar y salir de la rutina. 

Por: Karina Porras Niño. Periodista – Editora, con apoyo de Leidy Laura Vargas Hernández, integrante del semillero Influencer Rural.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here