Reloj climático: el llamado de Pasto, Nariño a tomar conciencia

Pasto es la primera ciudad en Latinoamérica en encender el reloj climático, un dispositivo que invita al compromiso para mitigar el impacto negativo al planeta. Este reloj marca los días que quedan antes de entrar en un daño irreversible.

0
497
Foto por: Radio Nacional de Colombia- https://cutt.ly/HlXPXvd

El pasado miércoles 17 de febrero, Pasto, la capital del departamento de Nariño, se convirtió en la primera ciudad de Latinoamérica en encender el Reloj climático. Fue instalado en la Alcaldía Municipal de Pasto ubicada en una construcción llamada Casa de Don Lorenzo, dentro de la Plaza de Nariño.

La ciudad se suma al programa de cooperación regional entre la Unión Europea y América Latina llamado EUROCLIMA+, que está enfocado en las políticas públicas para abordar el cambio climático y es liderado por activistas ambientales alrededor del mundo. Además, con esta iniciativa las autoridades locales pretenden impulsar su estrategia de “biodiversidad” propuesta para disminuir el daño ambiental en el territorio.

Le puede interesar: Radio Mundo Rural: Análisis del compromiso mundial frente al cambio climático

De acuerdo con el Subsecretario de Cultura Ciudadana, Julio César Ramírez, el reloj no solo convoca a las instituciones públicas y privadas a llevar a cabo acciones que cuiden el medio ambiente, sino también a que cada ciudadano contribuya a fortalecer estos procesos.

El objetivo del reloj climático, es marcar el tiempo que le queda a la tierra antes de entrar en un daño irreversible. Su diseño consta de dos partes: una es un cronómetro que muestra los años, días, horas, minutos y segundos que quedan para que a nivel mundial se dejen de producir emisiones de dióxido de carbono (CO2), y la otra indica el porcentaje de uso de energía renovable.

Se espera que una vez el tiempo del cronómetro llegue a cero, en el mundo se hayan cambiado todos los hábitos que afectan al medio ambiente. En cuanto al porcentaje, se espera que cuando se acabe el tiempo, la cifra esté en 100, lo que indicaría que a nivel mundial únicamente se está usando energías amigables con el medioambiente.

La alarma del dispositivo está programada para sonar dentro de seis años, lo cual se basa en investigaciones lideradas por gobiernos y asociaciones medioambientalistas, que prevén que este es el tiempo óptimo para evitar que la tierra entre en un estado de daño irreversible. Este reloj también se encuentra instalado en ciudades como Berlín, París y Nueva York. 

Por: Isabella Durán Mejía. Periodista.

Editor: Karina Porras Niño. Periodista – Editora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here