Proyecto MIA participó en la Jornada de Paz con Legalidad

Este evento que contó con la asistencia de la embajadora de la Unión Europea, tuvo como objetivo conocer los logros alcanzados en el marco de esta política establecida en el Acuerdo de Paz. En el espacio, mujeres reincorporadas del proyecto MIA pudieron compartir sus experiencias y avances.

0
415
Foto por: Cristian Felipe Gutiérrez

En Colombia desde la histórica firma del Acuerdo de Paz en 2016, se abrió un espacio para la reconstrucción del tejido social en el país, que por más de 50 años ha sufrido el flagelo del conflicto armado. Según la Agencia para la Reincorporación y la Normalización – ARN, se han implementado políticas como Paz con Legalidad, implementada desde  2018 con el apoyo de la Unión Europea.

El pasado 17 de agosto de 2021 en San Vicente del Caguán se llevó a cabo la Jornada Paz con Legalidad, capítulo Caquetá, donde hizo presencia el Consejero presidencial para la Estabilización y la Consolidación, Emilio Archila; el gobernador de Caquetá, Arnulfo Gasca; y la embajadora de la Unión Europea en Colombia, Patricia Llombart.

Le puede interesar: Proyecto MIA, un camino de paz liderado por mujeres rurales

El objetivo del evento fue hacer seguimiento a las agencias responsables de la implementación para conocer  los logros alcanzados en tres años del presente Gobierno, en especial en Caquetá, donde la Unión Europea apoya proyectos enfocados en titulación de tierras, proyectos comunitarios y productivos de excombatientes de las FARC, y temas de género.

En este importante espacio, participó la fundación Acción Cultural Popular – ACPO con el proyecto Mujer Mestiza, Indígena y Afrodescendiente – MIA, el cual nació en abril del 2019 con el objetivo de  promover el crecimiento, el empoderamiento y el bienestar de mujeres rurales, que se encuentran en proceso de reincorporación o habitan en los alrededores de los ETCR, específicamente en los municipios La Montañita, San Vicente del Caguán, Puerto Rico y Florencia, en Caquetá; y Carmen de Darién en Chocó.

Por su parte, la embajadora Llombart manifestó que “es posible dejar atrás la guerra, es posible dejar la violencia. Somos 27 países que estuvimos en el origen de dos guerras mundiales, hasta que hace 60 años un grupo de hombres decidió acabarlas. Esa experiencia nos permite animarlos a impulsar en Colombia proyectos que generen unión, bienestar y reconciliación. Todo eso demuestra el compromiso de la sociedad civil a construir la paz”.

Este tipo de espacios son de gran relevancia ya que permiten conocer de una forma más cercana los procesos que se desarrollan en los territorios desde una posición de reconciliación y perdón, apostándole a la construcción de una Colombia en paz. 

Por: Jennifer Cristancho Medina. Periodista.

Editor: Karina Porras Niño. Periodista – Editora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here