En Sanquianga se vela por la conservación de la tortuga caguama del Pacífico

La principal amenaza de esta especie es la disminución de zonas donde no llega la marea, lo que imposibilita la creación de sus nidos. Por esto, guardaparques del Parque Nacional Sanquianga realizan el traslado constante de los huevos a los tortugarios.

0
386
Foto por Parques Nacionales Naturales de Colombia

Las playas del Parque Nacional Natural Sanquianga, ubicado en el norte del Pacífico nariñense, es uno de los lugares más importantes para la reproducción de la tortuga caguama del Pacífico. Teniendo en cuenta que cada año estos especímenes dejan sus huevos en estas playas, desde 1998 hasta 2019, guardaparques y lugareños del área protegida han conseguido trasladar a los tortugarios a más de 1.570 huevos dejados en los nidos, salvaguardando a los indefensos animales de la inclemente zona costera y robos por animales domésticos o lugareños.

En el 2020 entre agosto y noviembre, se han logrado proteger más de 140 huevos dejados en los nidos, de las cuales, se han liberado más de 5.600 crías de tortuga caguama del Pacífico, además, se espera liberar más de 10.000 crías al final de una temporada que ha sido favorable.

Le puede interesar: El retorno de Diego, la tortuga gigante que salvó a su especie

Cabe resaltar que los resultados favorables de la temporada se dan gracias al esfuerzo conjunto de conservación entre los guardaparques del área protegida y los miembros de las comunidades, pues se realizaron más de 150 recorridos de monitoreo sobre algunas de las playas de Sanquianga.

Estos monitoreos son importantes para mantener y recuperar poblaciones de la tortuga caguama del pacífico a largo plazo, pues está catalogada como vulnerable (VU) de acuerdo con la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). Además, teniendo en cuenta que esta especie es fundamental para ciertos procesos ecológicos naturales, su conservación se hace más relevante.

Proceso de monitoreo

Propiedad de Parques Nacionales Naturales de Colombia

El monitoreo se realiza entre 2 y 4 personas que hacen recorridos diarios desde las 5:00 am sobre las playas de Mulatos y Vigía, en búsqueda de rastros que hayan dejado las tortugas sobre la arena para hallar los nidos. Una vez se verifica la existencia de un nido, se cava hasta encontrar los huevos, posteriormente se sacan con cuidado, se toman las medidas del nido y se transportan los huevos en bolsas de tela hasta el tortugario.

Una vez y se realiza una réplica lo más exacta posible del nido original, se depositan los huevos para que terminen su desarrollo a salvo y puedan ser liberados. Además de rescatar los huevos, el equipo de monitoreo toma ciertos datos del nido, para detectar cambios en la biología y ecología reproductiva de la tortuga caguama del Pacífico, y así encontrar factores que puedan poner en riesgo la continuidad de esta especie.

Finalmente, la principal amenaza para la conservación de la tortuga caguama del Pacífico, es la disminución de zonas donde no llega la marea, lo que imposibilita la creación de un nido, ya que si el nido es inundado por el agua salada, el esfuerzo reproductivo de las tortugas se pierde completamente; es por esto, que los procesos de traslado y monitoreo cobran importancia en la conservación de este espécimen.

Por: Isabella Durán Mejía. Periodista.

Editor: Karina Porras Niño. Periodista – Editora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here