El microlearning como estrategia educativa para la ruralidad

Ante la llegada de la pandemia los procesos formativos se han reinventado, especialmente aquellos que trabajan con poblaciones rurales. Por lo que estrategias como el microlearning, que se basa en contenidos comprimidos, han resultado fundamentales para la continuidad del proyecto Pescado para el Desarrollo.

0
809
Foto por: ACPO

Hoy en día las metodologías educativas están en constante cambio ya que las personas están adquiriendo conocimientos de formas distintas, las típicas clases magistrales se van quedando obsoletas no solo por la llegada de la pandemia, sino por las diversas dinámicas de cada persona. Año tras año la tecnología avanza abriendo nuevas oportunidades de aprendizaje, lo que ha llevado a la adaptación de los procesos de enseñanza según las necesidades de cada generación.

Con estos cambios nacen estrategias como el microlearning, que es una metodología basada en información comprimida en pequeñas cápsulas digitales, además de ser un sistema que permite fortalecer el aprendizaje inmediato y el desarrollo de competencias. 

En el departamento del Caquetá se viene desarrollando el proyecto Pescado para el Desarrollo, orientado a instituciones educativas rurales, financiado por Caritas Noruega por medio de Cáritas Colombiana. Un programa enfocado en los conocimientos y herramientas en torno a la piscicultura sostenible. 

Este proyecto es implementado por Acción Cultural Popular – ACPO, el cual se encarga de realizar formación humana y espiritual con el fin de fortalecer competencias sociales que permitan resaltar el liderazgo en la comunidad rural, esto, a través de cursos que se encuentran en su programa insignia Escuelas Digitales Campesinas y la implementación de estrategias como el microlearning.

Actualmente se continúa fortaleciendo esta metodología en las formaciones del proyecto, sin dejar de lado la utilización de cartillas con contenido didáctico,  donde el estudiante pone en práctica los conocimientos adquiridos en la realización de pequeñas actividades. Pasando por un seguimiento y acompañamiento en cada una de las temáticas de los cursos, con la utilización de herramientas como WhatsApp y llamadas telefónicas motivacionales para lograr mantener una comunicación constante con cada beneficiario.

Con esto vemos que  la estrategia de microlearning puede adaptarse a cualquier condición, convirtiéndose en un proceso de aprendizaje más versátil y eficiente que las tradicionales estrategias educativas. Es importante resaltar que el  microlearning  mantiene su esencia en la opción de generar conocimiento  a través de acciones cortas pero significativas, es decir todo aquello que nos lleve al aprendizaje de forma concreta, sencilla y rápida.

 

Por: Sandra Riaño García. Facilitadora educativa del proyecto Pescado para el Desarrollo.

Editor: Karina Porras Niño. Periodista – Editora. 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here