El cannabis como una alternativa para la economía colombiana

Según datos estadísticos de ProColombia, se estima que durante el 2020 los ingresos por exportación de cannabis colombiano fueron de 5 millones de dólares. Actualmente, se cuenta con un decreto que abre posibilidades para el uso medicinal e industrial de esta planta.

0
815
Foto por: ICA - https://cutt.ly/2CEUSZD

Pese a la diversidad de opiniones y creencias sobre el cannabis, esta puede utilizarse de muchas maneras y desde diferentes áreas, ya que no solo sirve para el tratamiento de algunas enfermedades, sino que se ha demostrado su aprovechamiento a partir de la creación de biocombustible, textiles y artesanías. 

En Colombia la regulación del uso de cannabis para uso médico y terapéutico, está vigente desde el 6 de julio del 2016 mediante la Ley 1787. El 23 de julio del 2021, el expresidente Iván Duque aprobó el Decreto 811 por el cual se establecen claridades y pautas respecto a licencias, cupos y autorizaciones que permitan un uso industrial de la planta.

El decreto estipula que se deben sacar las licencias para hacer uso de este recurso, aplicando en primera instancia la licencia de fabricación de derivados de cannabis.  Una vez se cuente con el certificado radicado por el Ministerio de Salud y Protección Social, se podrá aplicar a la licencia de cultivo de cannabis psicoactivo en el Ministerio de Justicia y del Derecho.  

Le puede interesar: Cannabis medicinal, Colombia en la ruta para ser el primer productor mundial

En el año 2020, se efectuó el primer envío de semillas de cannabis hacia Denver, Estados Unidos, por medio de la empresa colombo canadiense Avicanna, dedicada a la investigación y desarrollo de cannabinoides. Estas ventas internacionales superaron los 5 millones de dólares al tener a Reino Unido, Australia, Estados Unidos e Israel como los principales compradores.

Se estima que para el 2023, el margen de ganancia por exportaciones esté por encima de los $1.700 millones de dólares, de acuerdo con proyecciones de ProColombia.

 

Por: Alejandro Vargas Ramos. Periodista.

Editor: Karina Porras Niño. Periodista – Editora. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here