Carta del campo: La dura realidad que enfrentan los firmantes de paz

Aunque el Acuerdo de Paz ha impactado de manera positiva en muchos territorios, las y los excombatientes no tienen garantías de seguridad en sus procesos de reincorporación. A más de 340 firmantes les han arrebatado la vida sin importar su fiel compromiso con la reconciliación y la paz.

0
431
Foto por: Fernando Losada

Hoy les contaremos lo que ha venido sucediendo con las personas firmantes del Acuerdo de Paz, ya que no cuentan con garantías de seguridad para su vida, porque desde la firma que se dio en La Habana en 2016 esta población se ha visto amenazada. Hasta la fecha son más de 340 firmantes asesinados en diferentes circunstancias que el Estado no ha explicado.

Sabemos que el enemigo de la paz siempre ha querido sabotear este acuerdo,  pues no quiere ver que se realicen los sueños de muchas familias a las que se les negó el derecho de estar con sus padres, hermanos, hijos y esposas, y que ahora trabajan por darle todo a Colombia y a las nuevas generaciones. Ahora, queremos ir por el mundo hablando y demostrando lo mucho que nos importa ver a nuestro país mejor y que nuestros hijos tengan un mejor futuro.

Hay mucho dolor y tristeza de ver cómo acaban con cada uno de los firmantes sin piedad, hasta en sus propias casas los han alcanzado los gritos de un arma mortal que calla a cada una de estas personas que le apostaron todo a la paz. Aún así, muchos de ellos se han capacitado en oficios varios para poder cumplir con su proceso de reincorporación, se han convertido en bachilleres, técnicos y otros en profesionales. 

Algunos han ido creando asociaciones, fundaciones y organizaciones para ayudar a las demás personas, por ejemplo en Florencia, Caquetá contamos con una asociación conformada por firmantes de paz y víctimas del conflicto de distintas veredas y municipios de este departamento,  se llama UPROPAZ y significa “unidos producimos paz por el Caquetá”.

Esta asociación da gracias al proyecto Mujer Mestiza, Indígena y Afrodescendiente – MIA, por la oportunidad de ser parte de este hermoso espacio que brindó formación y capacitación a cada una de las participantes firmantes del Acuerdo de Paz y a sus familias. Agradecemos en especial al Fondo Europeo para la Paz y Acción Cultural Popular – ACPO por la oportunidad de superación. 

Por: Diana Marcela Marín. Facilitadora educativa del proyecto MIA.

Editor: Karina Porras Niño Periodista – Editora. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here