Continúa cerrada una de las emisoras comunitarias más antiguas del país

Tras cinco meses fuera del aire, campesinos de Socorro, Santander exigen a la alcaldía que la emisora comunitaria “ La Cúpula” pueda volver a funcionar.

0
937
Foto por: Las radios comunitarios

Una emisora comunitaria es aquella que está orientada a generar espacios de expresión, información, educación, promoción cultural y debate, conduciendo de esta manera al encuentro de las diferentes identidades sociales de una comunidad. En Colombia, estos espacios son creados con el objetivo de fortalecer la democracia y la participación, además del cumplimiento de los derechos fundamentales.

Según el Ministerio de Tecnologías de la Información y Comunicaciones, las licencias para poder trabajar una radio comunitaria, se otorgan a través de un proceso objetivo de selección, con un previo cumplimiento de requisitos jurídicos y técnicos; atendiendo a los principios que rigen la Ley 80 de 1993 de contratación de la administración  pública, el Plan Técnico Nacional de Radiodifusión Sonora en A. M. y F. M. y la resolución 415 de 2010, que establece el Reglamento de Radiodifusión Sonora.

Le puede interesar: Emisoras comunitarias, el medio de comunicación de los campesinos

En septiembre del año pasado, la emisora comunitaria “La Cúpula” ubicada en la casa campesina de la Provincia Comunera, en Socorro Santander, fue cerrada por el alcalde Alfonso Linero tras 21 años de funcionamiento. Con el argumento de que la administración reclamaba las instalaciones por una deuda antigua de 6 millones de pesos, actualmente, cinco meses después, la emisora se encuentra a punto de perder la licencia que le permitía operar.

Por esta razón, desde la Asociación Coordinadora de Organizaciones Campesinas del Socorro se han presentado diferentes acciones judiciales para el reconocimiento de sus derechos, no obstante estas peticiones han sido negadas.

Polidoro Guaitero, cofundador de “La Cúpula”  ha manifestado por varios medios la inmensa preocupación ante esta situación, no solo de los trabajadores de la emisora sino de la comunidad que finalmente es la más afectada, pues se le obstruye el acceso a la información y la libertad de prensa del municipio.

Por: Karina Porras. Periodista.
Editor: Lina María Serna. Periodista – Editora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here