Comunidad reincorporada trabaja por el cuidado de la niñez en Caquetá

Gracias al esfuerzo de voceros rurales del centro poblado Oscar Mondragón, se logró que el ICBF llegará hasta el territorio con un programa de atención a la primera infancia. El cual beneficiará a más de 160 niños y niñas de 7 veredas en Caquetá.

0
317

A pesar de las dificultades que se han vivido en la Zona de Reserva Campesina El Pato Balsillas en el municipio de San Vicente del Caguán, como es el caso de estancamientos de proyectos sociales; el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar – ICBF junto a la comunidad, ha podido avanzar en la atención de la primera infancia en las veredas Las Morras, Miravalle, Los Andes, La Libertad, San Luis, El Roble y Rovira.  

El programa del ICBF no solo beneficia a la primera infancia en los territorios sino también a madres gestantes. Este, atiende el sector salud de las familias, formación para los participantes, realiza actividades pedagógicas y se apoya la nutrición de niños y niñas.

Este proceso se comenzó a gestionar en los territorios de la Zona de Reserva Campesina gracias a Yorleni Casas, una de las voceras rurales del centro poblado Oscar Mondragón, quien consultó sobre los programas de atención del ICBF y presentó la necesidad de las comunidades rurales. El programa comenzó con una caracterización de la población y poco a poco fue avanzando, actualmente beneficia a 164 niños y niñas.

En Miravalle y en Los Andes se encuentran los centros de cuidado que hoy atienden a la primera infancia y a las madres; mientras tanto, el apoyo en nutrición es entregado en las respectivas veredas. El programa cuenta con 18 personas que posibilitan las acciones en beneficio de las familias. 

(Esta nota fue escrita gracias al proceso de formación en los talleres de comunicación del proyecto MIA del Fondo Europeo para la Paz en Caquetá y Chocó  que se adelanta con comunidad rural y en proceso de reincorporación. El objetivo de estos talleres es que la misma comunidad reporte sus historias, conocimientos y actividades)

 

Por: Maira Alejandra Ramírez Peña. Participante del proyecto MIA. 

Editor: Karina Porras Niño. Periodista – Editora.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here