Catedral de Sal de Zipaquirá, una maravilla arquitectónica de Colombia

En Zipaquirá, Cundinamarca a 1.800 metros por debajo de la superficie se encuentra la Catedral de Sal, un emblemático lugar que contiene obras talladas en sal y mármol con un profundo valor religioso. Además, este espacio alejado de la cotidianidad invita a la reflexión y al autodescubrimiento, convirtiéndose en un valioso patrimonio cultural.

0
509
Foto por: Bogotá travel - https://cutt.ly/7QVmrqX

El municipio de Zipaquirá se encuentra ubicado en el departamento de Cundinamarca, de acuerdo con la Alcaldía Municipal de Zipaquirá este territorio que se extiende a lo largo de 197 kilómetros cuadrados, y se caracteriza por tener una gran riqueza natural, cultural y arquitectónica. Pues en él habitaron hace más de 12.000 años los indígenas muiscas, adicionalmente allí se originó el movimiento comunero; uno de los primeros grupos que alzó la voz para exigir la independencia de Colombia. 

Así mismo la entidad destaca que, Zipaquirá  tiene una valiosa arquitectura refleja la época colonial, por lo que su casco urbano fue declarado Bien de Interés Cultural en el año 2005, a través de la Resolución 087 del Ministerio de Cultura. Uno de sus mayores atractivos son las minas de sal, en las que desde tiempos precolombinos se ha extraído este mineral.  

Le puede interesar: Le puede interesar: ¿Qué planes turísticos económicos se pueden hacer en un fin de semana?

En el Parque de la Sal de Zipaquirá, a 1.800 metros por debajo de la superficie se encuentra la emblemática Catedral de Sal; un recinto dotado con diferentes obras de arte talladas con sal y mármol, que guardan un profundo sentido religioso, pues evocan las 14 estaciones del viacrucis, las cuales se pueden apreciar durante un recorrido de 386 metros. Dentro de este recinto destaca una creación en particular, La Cruz Tallada, la cual representa la crucifixión de Jesús, esta estructura de 11 metros de altura es considerada la más grande del mundo en su tipo. Así lo afirma el comité administrador del Parque de la Sal de Zipaquirá.  

Otro atractivo de la mina es un maravilloso espejo de agua que resalta ante la oscuridad de la mina, en el que cientos de visitantes piden deseos y arrojan monedas, con la esperanza de que sus sueños se hagan realidad. Además de la conexión espiritual que ofrece este lugar se pueden realizar visitas guiadas e incluso hay un pequeño cine en el que se proyecta Nucuma, un pequeño corto animado que narra la historia y el proceso que se llevó a cabo para crear la majestuosa Catedral de Sal que hoy convoca a cientos de personas a diario. 

Cabe destacar que, este recinto religioso fue declarado por los colombianos como primera maravilla de Colombia, este suceso se dio en el marco de un concurso realizado por el medio de comunicación El Tiempo en el año 2007, donde la Catedral de Sal ocupó el primer puesto por ser un santuario de belleza y extensión único en el mundo.

Así este mágico espacio alejado de lo cotidiano  invita a la reflexión, al autodescubrimiento y al encuentro interno.  Si usted desea conocer las tarifas y la oferta de servicios disponibles en este lugar puede consultar el siguiente enlace:  Parque de la Sal de Zipaquirá

Por: Jennifer Cristancho Medina – Periodista.

Editor: Karina Porras Niño. Periodista – Editora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here