Carta del campo: Historias negras de Norte del Cauca

Doña Rosa Edilma es una partera que con 82 años sigue conservando el legado de sus ancestros. En la vereda La Quebrada la aprecian por la sabiduría y entrega con la que aporta a su territorio.

0
428
Foto por: Luis Fer González

Quiero presentarles a doña Rosa Edilma Banguero, hija de Felix Antonio Tobar y Rosa Melia Banguero, quien nació en la vereda La Quebrada en el año 1940 y se crio en el seno de una familia extensa al lado de primas, hermanas, primos y hermanos.

Bajo los mismos principios regidos por los mayores y mayoras creció al lado de las tías a quienes consideraba como madres, en especial a su tía Margarita porque así se lo hacían sentir cuando su mamá no estaba a su lado.

A sus 17 años vivió la experiencia de ser madre y con ello afrontó el dolor que produce parir un hijo, fue ahí donde inició su historia como partera, oficio que siguió ejerciendo al tener a sus demás hijos y dentro de su comunidad.

Una labor que conserva prestando un servicio más humanizado y consciente, haciendo uso del saber heredado de sus ancestras y ancestros, guiada por la espiritualidad y la fe.

En sus relatos doña Rosa también conocida como Mima o Mimin, nos cuenta cómo fueron los patrones de crianza en su tiempo, recuerda que en muchas ocasiones los castigos eran rigurosos cuando se cometía una falta.

Castigos como arrodillarse sobre granos de maíz durante unos minutos, y si se ofendía a alguna persona la mandaban a pedir disculpas. Los mayores eran la autoridad dentro de las comunidades y a través de ellos se impartía la justicia y el gobierno propio.

Las tensiones o problemáticas se resolvían mediante el diálogo y la armonización desde distintos escenarios. Hoy a sus 82 años se siente complacida de haber traído al mundo a más de 50 niños y niñas en su territorio.

Cuenta con la dicha de ser abuela de 13 nietos y 13 bisnietos con los cuales continúa su proceso de educación mediante los valores y el respeto hacia el prójimo. 

A doña Rosa todavía acuden mujeres cuando sienten algún malestar con su embarazo, otras personas van en busca de recomendación de remedios caseros, sabiendo que recibirán siempre de Mima una atención llena de amor, hermandad y cordialidad.

Por: Luis Fer González. Integrante de la Asociación de Consejos Comunitarios del Norte del Cauca – ACONC.

Editor: Karina Porras Niño. Periodista – Editora. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here