Resultados y expectativas en el oriente de Cundinamarca

2
1541

pexels-photo-57645

El oriente de Cundinamarca, reconoce y valora el ejercicio democrático, en el plebiscito. En este contexto, es evidente, que surgen mentes y corazones inquietos, esperanzados en que se buscará nuevas alternativas para la paz en el país.

Por: Elita Flores Muñoz, facilitadora EDC-Oriente de Cundinamarca

Queremos hacer constar que los resultados obtenidos en la región del oriente de Cundinamarca, hacen parte de la desconfianza, debido a la irresponsabilidad, engaño y corrupción que han caracterizado a los gobiernos del país. De ahí se deduce el No mayoritario en esta región frente a los acuerdos firmados entre Farc y Gobierno.  A pesar estos resultados obtenidos en el plebiscito, consideramos que son una oportunidad para hacer un alto en el camino y comprender que es posible poner más razón y corazón a cada vida humana.

De otro lado, nos encontramos ante la diversidad de factores políticos que dividen y polarizan a nuestro país, especialmente a los doce millones de campesinos que están sin oportunidades, sin educación, sin infraestructura, sin tranquilidad y que son manipulados diariamente. Frente a este panorama somos consistentes que necesitamos una conversión de corazón para aceptarnos en las diferencias y ser capaces de convivir en medio de la diversidad.

Ahora bien, conviene señalar que todos los seres humanos tenemos derecho a una nueva oportunidad a fin de enderezar el camino torcido, pero no de cualquier manera. Esta debe venir desde la justicia verdadera que brota de la fe del Dios en quien creemos. Por eso tenemos nuevas expectativas y creemos que algo nuevo surgirá para el bien de todos los colombianos.

Ser capaces de valorar a quienes piensan distinto, es un signo noble de democracia, ya que mientras más posibilidades de escogencia se tengan, menos grado de corrupción podría haber. Mientras más conciencias críticas se hagan presentes, más garantías de rectitud podríamos tener. Somos conscientes del largo camino que nos queda por recorrer, pero mantenemos viva la esperanza de que el rumbo de la historia de Colombia cambiará para bien de todos.

Quiero finalizar este artículo, agradeciendo a la gente del oriente de Cundinamarca por compartir sus anhelos y preocupaciones en este proceso de paz. Termino con esta frase: “Siempre hay un más en los labios cuando hay amor”; por nuestro país.

*Este es un texto generado a partir del trabajo de las Escuelas Digitales Campesinas de Acción Cultural Popular- ACPO, que buscan promover el liderazgo del campesinado colombiano a través de procesos de educación, formación y capacitación, orientados a su dignificación, inclusión y desarrollo

2 Comentarios

  1. Gracias Lita por tu artículo. Creo que se refleja en esta población la incertidumbre y la desconfianza que a lo largo de la historia ha prevalecido debido a nuestra nefasta clase política. Pero a pesar de ello, con su trabajo siembra una luz de esperanza y optimismo en este tan oscuro panorama.

  2. Muchas gracias mi querida Lita por éste Artículo. Me parece fundamental que la sociedad de hoy tenga conciencia critica, es una forma de que a nuestro País y a muchos otros países llegue la rectitud, asi acabariamos con la injustica y la deshonestidad y volveremos a creer en una verdadera democracia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here