Nueva orquídea es descubierta en la cordillera de los Andes

Se trata de Dichaea andina, un nuevo género de orquídea que además de irradiar un dulce olor, cuenta con características que beneficiarían a plantas, animales y otras formas de vida. El hallazgo lo hizo un equipo de la Universidad Nacional en los departamentos del Huila, Valle del Cauca, Antioquia y Cundinamarca.

0
1800
Foto por: Yasmín Alomía - UNIMEDIOS

Dichaea andina fue descubierto y nombrado así por el equipo investigador, compuesto por Yasmín Alomía, bióloga y candidata doctoral en Ciencias-Biología de la Universidad de los Andes; Pablo Stevenson, docente del Departamento de Ciencias Biológicas de la misma institución; Joel Tupac Otero, biólogo y profesor de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) Sede Palmira, y Aurelien Sambin, miembro del Herbarium of the French Guiana Botanical Garden (HJBG) en la Guayana Francesa.

El equipo encontró el género Dichaea en la Reserva Natural Cerro del Inglés (El Cairo, Valle), el Parque Nacional Natural Cueva de los Guácharos (Huila), el Bosque de Niebla de San Antonio (Valle), el corregimiento de San Antonio de Prado (Antioquia) y en una zona montañosa del municipio de Medina (Cundinamarca). Todos estos bosques comparten el hecho de ser zonas conservadas que usualmente se encuentran entre los 1.800 y los 2.400 msnm.

Según el Instituto de Ciencias Naturales de la UNAL y el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Colombia cuenta con cerca de 4.270 especies de orquídeas registradas, de las cuales 1.572 son endémicas, es decir que solo se encuentran en el país. Entre las más conocidas y admiradas por sus formas se encuentran CattleyaMiltoniopsisOncidiumEpidendrumAnguloaStanhopea.

Le puede interesar: Guía ilustrada de orquídeas, un libro de conocimiento científico

Única en su especie

Desde 2015, los investigadores venían estudiando la morfología, genética, fragancia, ecología y otros aspectos de la pequeña orquídea que irradia un olor dulce y potente. Gracias a una colaboración académica con la doctora Elena Stashenko, de la Universidad Industrial de Santander, lograron identificar que su olor se compone de la sustancia química 2-(4-methoxyphenyl) ethanol.

Para los investigadores, “es como oler una mezcla de algo chocolatoso con vainilla y canela”. Según el profesor Otero, “Dichaea libera la atrayente fragancia entre las 9:00 a. m. y las 3:00 p. m., después ya no está activa y se cierra; cuando recibe sol se percibe el olor más fácilmente gracias al calor, lo que permite que se registren altas tasas de polinización”.

La bióloga Alomía explica que “la orquídea cuenta con unas particularidades morfológicas de los órganos florales, además de un hábito pendular. En el extremo, las ramas se arquean para permitir el acceso del polinizador a la flor, ya que esta crece por debajo de las hojas; también, como todas las orquídeas, posee un pétalo modificado llamado ‘labelo’ con una forma de ancla (anchoriforme) que funciona por ser vistoso para que la abeja, o el polinizador, acceda más fácilmente a la planta y sea plataforma de aterrizaje”.

“Una estructura floral muy particular en este género es la lígula –una especie de apéndice en forma de membrana que se caracteriza por ser bífida, es decir terminada en punta. Otra característica importante es su fruto espinoso, que contiene millones de semillas-polvo. Los frutos tardan cinco meses en desarrollarse, pero al abrirse, las semillitas se liberan con el viento; luego, si tienen suerte y caen en un sitio apropiado, se asocian con un hongo que les suministra los nutrientes necesarios –como carbono, fósforo, etc.– y les permite germinar”.

Este género tendría dos picos de floración, uno en mayo y otro en noviembre; cada flor dura máximo dos días, pero cada planta puede tener varias flores que se abren en varios días, es decir, son floraciones sucesivas. Los biólogos resaltaron que sus semillas tienen un corto periodo de vida: “si no se utilizan rápido, ya no son viables por ejemplo para utilizarlas en experimentos de germinación”.

Para estudiar y preservar

“Desde la ecología, el género Dichaea tiene una importancia relevante por ser un recurso para nuestras abejas nativas; conocerlo es un aporte para la ciencia”, expresa la bióloga Alomía.

El profesor Otero concluye que “sin el bosque la orquídea no puede sobrevivir, ella depende de los hongos para germinar, de las abejas para que sean polinizadas, además de la interacción con otros organismos. Si queremos conservar una especie en particular, se debe conservar todo el ecosistema y toda la diversidad genética”.

Por: Agencia de Noticias UNIMEDIOS.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here