Lectio Divina, ¿qué es eso?

0
3162

Lectio Divina es una antigua práctica religiosa que permite leer, meditar y vivir la Palabra de Dios.

Por Cristian Camilo Sánchez Urriago

Lectio Divina significa “lectura divina” en latín. La historia nos cuenta que fue el Beato Guijo, el Cartujo, quien escribió las “etapas más importantes” de esta forma de meditar la palabra de Dios. Con esto no se busca decir que es una oración que tenga unas reglas fijas, pero sí algunas etapas importantes que irán guiando hacia un encuentro personal con Dios hacia a través de la Sagrada Escritura.

La Lectio Divina permite a las personas conocer a Jesús de una forma más personal, escuchándolo, viviendo con él, estando con él, encontrando una comunicación de sentimientos y de voluntad, y por tanto también del obrar.

¿Cómo orar la Lectio Divina?

La lectura orante de la Palabra de Dios, más que una reflexión, es una experiencia de encuentro personal e íntimo con Dios. Los siguientes pasos llevaran al hombre al interior de la palabra.

  1. Invocación al Espíritu Santo. Se pide la iluminación para poder comprender la Palabra y de este modo encontrar una respuesta para la vida. Se puede realizar una oración al Espíritu Santo o entonar un canto.
  2. Lectura. Se recomienda hacer la lectura de un texto bíblico. De una forma pausada, con el objetivo de entender el sentido del texto. Se busca responder a la pregunta ¿qué dice el texto? Se recomienda leer algunos comentarios que profundicen la lectura. Hay que darle tiempo a este espacio, para que se pueda entender el mensaje y se puede leer las veces que sean necesarias.
  3. Meditación. Aquí la persona profundiza en su interior el mensaje que el Señor le ha dado por medio de su Palabra. Se busca responder a la pregunta ¿qué me está diciendo la Palabra? Este paso es importante porque la persona logra comprender más íntimamente el mensaje del Señor.
  4. Contemplación. Es la fase en la cual la persona se deja impresionar, fascinar por Dios. Lo más importante es dejar que el ardor de la Palabra anime la vida del cristiano. En este momento sobran las palabras, reina el silencio, aparece la experiencia profunda de unión de la creatura con su creador. Es aquí cuando Dios transforma.

Si la persona es fiel a la oración con y desde la Palabra de Dios, la vida irá cambiando. La Palabra nos llevará a confrontar los criterios, valores, sentimientos, actitudes y conductas que ella misma va inspirando.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here