La minería ilegal nos llena de mercurio

2
1931

NICOLASMONTAÑEZ1

Por fin, alguien se dio cuenta que los problemas relacionados con la contaminación producida por los residuos de mercurio en el ambiente que deja la explotación inadecuada y rustica de las minas, perjudica a los humanos. En tiempos de paz esta práctica debe terminar definitivamente.

Por: Nicolás Montañez

Esta semana, y después de mucho tiempo de silencio, el Estado admitió que tenemos un nuevo récord en cuanto a contaminación, gracias a la explotación de oro de manera inadecuada. Como muchos saben, el mercurio se usa para separar el oro y permite sacarlo limpio del sitio en el que se este buscando.  Lo malo es que esos residuos comienzan a crear una contaminación cíclica que comienza desde el agua del río, la cual contamina, para que luego la tomen los peces que consumimos. Todo el proceso termina pareciendo a la conocida canción de Los toreros muertos.

El asunto es que, de alguna forma, tanta extensión de tierra no puede seguir siendo contaminada. Aún menos, la comida de todos termina envenenada, porque de alguna forma los que explotan también se tienen que alimentar, sin contar la exposición directa.

Por el afán de crear industria, se ven algunos malos resultados, como el ejemplo del carbón en el valle de Ubaté en Cundinamarca, el problema tóxico en Sogamoso, Boyacá y no sabemos cuántas más que aún no son denunciadas. Afortunadamente todo el planeta está tomando conciencia y también se pueden dar algunos ejemplos positivos. En nuestro país se convocó a la población del Tolima para decidir sobre un asunto minero a gran escala y hay un caso en los Estados Unidos donde la población indígena Siux se rehúsa a la explotación de tierras que fueron su territorio y donde además reposan los restos de sus antepasados.

La toxicidad del mercurio se ve reflejada en las personas con problemas en el sistema nervioso, problemas cardiovasculares y arritmia. Incluso en menores de edad causa insomnio, pérdida de memoria, reacciones alérgicas y dolor de cabeza.

Entonces, esperemos que en los tiempos de paz que se avecinan se pueda controlar o reglamentar por parte del Estado la mala práctica de la minería ilegal. Ojalá que el mercurio no siga rodando por ahí con la complicidad de todos, de los que se benefician y de los que hasta ahora no pueden decir una palabra.

2 Comentarios

  1. Excelente artículo; desfortunadamente sin fundamentos, eso si muy en la línea del populismo mediático rampante en los medios de comunicación de los que se vale el sistema para responsabilizar una actividad económica de un daño que no es cierto.

    Las regiones mineras de Colombia en donde se extrae oro y se viene utilizando el mercurio en el proceso de beneficio no tiene una evaluación inicial que muestra que si existe un cambio en los niveles de mercurio asociados a estos procesos.

    Este artículista no tiene idea de lo que es la desgasificación de la corteza terrestre, ni tiene idea que en Colombia existen yacimientos de mercurio que a través de procesos naturales de erosión y sedimentación han aportado grandes volúmenes de mercurio a la cuenca del río Magdalena y lo han hecho desde hace millones de años; sabrá el articulista hace cuantos años se viene utilizando el mercurio en los procesos de beneficio del oro ??.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here