Etnoeducación para salvaguardar las raíces indígenas en Antioquia

En el resguardo indígena Hermeregildo Chakaima, de Antioquia se implementa la educación con enfoque étnico con el propósito de conservar los saberes ancestrales. Así, los niños reconocen la importancia de hablar su lengua materna mientras aprenden sobre materias de básica primaria.

0
483
Foto por : UNICEF - https://cutt.ly/qn7lLXt

El departamento de Antioquia se encuentra ubicado al noroeste de Colombia, limita al norte con el mar Caribe, al sur Caldas, al este con Santander y al oeste con el Chocó. De acuerdo con el Departamento Administrativo de Planeación, tiene 6,4 millones de habitantes, de los cuales 39.098 pertenecen a comunidades indígenas de las etnias embera, tule y Zenú. 

La etnoeducación está definida en la Ley de Educación de 1994 como “la educación que se ofrece a grupos o comunidades indígenas, afrodescendientes, raizales y rom que integran la nacionalidad y que poseen una cultura, una lengua y unas tradiciones propias y autóctonas. Educación que debe estar ligada al ambiente, al proceso productivo, al proceso social y cultural con el debido respeto a sus creencias y tradiciones».  

Le puede interesar: Así preservan las lenguas nativas estos dos pueblos étnicos de Colombia

A pesar de que el Gobierno establece que las comunidades ancestrales deben tener acceso a un sistema de educación que se adapte a sus contextos e identidades, según el Ministerio de Educación tan solo el 14.2% de la población que pertenece a un grupo étnico, está matriculada en un programa etnoeducativo, es decir, que el 86.8% no asiste a un colegio con formación diferencial.

Gloria Tamanis, es una indígena que habita en el resguardo Hermeregildo Chakiama localizado en el municipio de Ciudad Bolívar, Antioquia y desde hace 10 años es docente del Centro Educativo Rural Indígena Ricardo González, una institución que busca el rescate y fortalecimiento de la identidad cultural de los pueblos indígenas. 

“El propósito que tenemos es que nuestros niños no se vayan culturizando en otros lugares, tenemos el ejemplo acá en Colombia que se ha venido perdiendo la lengua materna y la apuesta de nosotros es seguir preservando en el tiempo la lengua. Que la lengua materna sea siempre el pilar de nosotros como pueblos originarios”, aseguró la docente

En ese sentido, la maestra trabaja con niños que no superan los 7 años, y los forma en las principales áreas de conocimiento establecidas por el Estado que son: matemáticas, español, sociales, ciencias naturales. Estas clases son dadas en la lengua embera chamí. Además, les enseña los saberes propios ancestrales de la comunidad como la práctica de tejer. 

La decisión de apostarle a la etnoeducación, nace desde la experiencia, pues Gloria recuerda como desde pequeña tuvo que enfrentarse a diferentes situaciones de discriminación no dominar el idioma español.

“Cuando inició mi estudio, no tuve la oportunidad de estudiar con docentes indígenas. Yo siendo una niña de 8 años, salí de acá del resguardo no sabía hablar la segunda lengua porque para nosotros el español es la segunda lengua. Entonces yo trataba de hablar con mi docente y ella nunca me entendía”, explicó conmovida.

Dentro del ejercicio de su labor resalta que, la población indígena ha sido históricamente vulnerada y que luchar por una educación propia es una manera de exigirle al Estado que se garanticen sus derechos. 

Así, en este espacio educativo hecho de madera, los niños y niñas indígenas de Antioquia tienen la oportunidad de acceder a una educación inclusiva y una formación integral sin tener que dejar de lado sus raíces. 

Es importante este enfoque a la educación porque somos indígenas, nacimos siendo indígenas y vamos a morir siendo indígenas, no podemos dejar atrás lo que somos, nuestra esencia, nuestras raíces, es por eso que debemos que seguir firmes, tenemos que sentirnos orgullosos, aquí en nuestro país y en el lugar en donde nos encontremos” finalizó con alegría Tamanis. 

 

Por: Ivania Alejandra Aroca Gaona. Periodista.

Editor: Karina Porras Niño. Periodista – Editora.






 




Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here