Proceso de almidón de yuca genera empleo en el Caquetá

El procesamiento de la yuca para obtener almidón ha beneficiado económicamente a familias de Doncello, Caquetá y a los campesinos que producen este alimento en el departamento.

0
1395
Foto: Rueda la economía

Rayadora y Procesadora de Yuca “La Nueva A”, es una microempresa de tradición familiar, ubicada al nororiente del Departamento del Caquetá, en el municipio de Doncello. Su propietario, Alexander Martínez, un hombre emprendedor, que desde muy niño alternaba sus estudios con la enseñanza de su señor padre en la forma de procesar y comercializar la yuca, encontrando en este oficio la manera más sana de salir adelante con su familia, y logrando hoy por hoy, ser una de las tres rayadoras que existen actualmente en el Departamento.

Luego de varios créditos y apoyo de organizaciones, logra adquirir la maquinaria para el proceso de esta actividad; su microempresa es muy reconocida en el municipio por emplear a mujeres de ocho familias distintas, en general, adultas mayores en condición de desplazamiento, quienes aportan sus manos laboriosas que manipulan la materia prima en el proceso de pelado y lavado. La yuca llega de distintos municipios donde ha sido cultivada por los campesinos agricultores del departamento.

Le puede interesar: Implementar la producción de panela beneficiaría a Samaná y Riosucio, Caldas

Foto: Luz Adriana Mejía

 

Proceso de obtención del almidón de yuca

Para obtener el resultado final es necesario tener los siguientes pasos:

Recepción y almacenamiento de la Yuca fresca: Los vehículos que transportan las raíces de yucas frescas desde el campo son llevados a la báscula de recepción para su pesaje, y posteriormente a la plataforma de volteo, donde se realiza el análisis de calidad de la materia prima recibida, y finalmente se descarga a los silos de almacenamiento para su procesamiento.

Lavado y pelado de las raíces frescas: Las raíces pasan de los silos de almacenamiento a manos del equipo lavador y pelador, quienes retiran manualmente la tierra y la cascarilla de la yuca que luego pasan a los tanques de agua para lavarse y eliminar cualquier residuo.

Picado y desintegrado de las Raíces frescas: En esta etapa se realiza la reducción de las raíces de yuca y se desintegran, esto permite liberar las partículas de almidón y prepararlas para su posterior recuperación.

Purificación y Concentración del Almidón: Luego se pasan por cantidades a la máquina rayadora para formar una masa; la lechada de almidón que viene de las centrífugas retiradoras de fibra pasan a otra centrífuga de platos para su purificación (extracción de Proteínas, gomas y lodos) y de aquí a una batería de hidrociclones, donde la lechada de almidón alcanza la concentración adecuada para pasar a la etapa posterior.

Se dispone la cantidad para que entre a la máquina  coladora para separar el almidón del afrecho. El almidón se pasa en líquido a un tanque, aproximadamente por 8 horas y  después se bota el agua.

Deshidratación y Secado: El almidón se pasa a tanques más pequeños, se deja por treinta días para que adquiera fermentación. Luego se pasa a las elbas a los rayos del sol, para obtener contextura. La lechada de almidón concentrada llega luego a los deshidratadores centrífugos que dan como resultado una pasta de almidón que obtiene los niveles de humedad adecuados y así, entrar al secador final y tener la humedad requerida para su almacenamiento y empaque.

Almacenamiento y Empaque del almidón seco: El almidón seco se almacena transitoriamente en silo; después, pasa al equipo de clasificación y empaque, donde son retirados los grumos que se forman durante la operación de secado y se empacan por bultos para ser comercializado. Al final es distribuido a  salsamentarias, supermercados y tiendas.

Otro mercado aprovechado por esta microempresa es la venta del derivado almidón dulce, que es materia prima para productos como el colbón y galletería. Estos proyectos agros han beneficiado a muchos campesinos de la zona verde, en el sustento familiar, la educación de sus hijos y el mejoramiento de la calidad de vida de la población agricultora.

Por: Luz Adriana Mejía Pérez. Facilitador de ACPO.
Editor: Lina María Serna. Periodista – Editora

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here