Celebrando el legado Radio Sutatenza en el Día Mundial de la Radio

0
1687

En el Día Mundial de la Radio, se rinde homenaje a uno de los medios de comunicación más poderosos y perdurables de la historia. Entre las muchas voces que han dejado una huella imborrable en el paisaje radiofónico, destaca Radio Sutatenza en Colombia, pionera en el uso de la radio como herramienta educativa y de desarrollo social. En este artículo, exploraremos su legado y su impacto continuo en la sociedad colombiana.

El 13 de febrero se celebra el Día Mundial de la Radio, una fecha proclamada por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura – UNESCO  y adoptado oficialmente por la Asamblea General de las Naciones Unidas – ONU. Su objetivo es resaltar el papel crucial que la radio ha desempeñado en la vida cotidiana de las personas en todo el mundo, especialmente en el sector rural. Desde su invención, la radio ha sido un puente entre comunidades, un medio para compartir información, educar y entretener. En Colombia, un nombre se destaca en la historia de la radio: Radio Sutatenza.

La figura de Radio Sutatenza se erige como un hito trascendental en la radiodifusión del país. Desde su fundación en 1947 por monseñor José Joaquín Salcedo Guarín, esta emisora se propuso un objetivo claro basado en la Educación Fundamental Integral, buscando educar por medio de las Escuelas Radiofónicas de la Fundación ACPO, a las comunidades rurales y marginadas que carecían de acceso a la educación formal. A través de programas transmitidos en frecuencias de onda corta, Radio Sutatenza llegó a áreas remotas donde la enseñanza tradicional era escasa o inexistente y el índice de analfabetismo oscilaba entre el 70% y el 75%.

Dentro de los conceptos educativos que se enseñaban por medio de Radio Sutatenza se dividieron en cinco áreas fundamentales: Alfabetización (aprendizaje de lectura y escritura), Numeración (desarrollo de habilidades básicas de cálculo y planificación), Economía y Trabajo, Salud y Espiritualidad. La estrategia pedagógica se enriqueció mediante la integración de diversos recursos, como cartillas, periódicos y el apoyo de asistentes radiofónicos. A pesar de que Radio Sutatenza tuvo sus inicios como una iniciativa local, logró expandirse a nivel nacional e incluso internacional, siendo considerada un fenómeno global.

Por otro lado, en la década de 1970 se implementó un ambicioso proyecto para abordar los problemas de cobertura en la educación secundaria en Colombia: el bachillerato por Radio. Este programa alcanzó una notable repercusión; solo en 1977, se inscribieron 6.050 estudiantes en primer año de bachillerato. Logrando casi que una premisa que las comunidades rurales querían aprender el sistema de radio manejado en ese entonces por monseñor. Este desarrollo recibió respaldo del papa Juan XXIII y la Unesco, y su modelo fue imitado en otros países, llegando a trasmitir un total de 1.489.935 horas; convirtiéndose en el referente pedagógico a distancia más importante de emisoras radiales de Colombia y América Latina.

Aunque el bachillerato por radio recibió un fuerte impulso estatal en las décadas de 1970 y 1980, su popularidad comenzó a declinar hacia finales de los años 80. Se cuestionaba su eficacia y la adaptación de sus contenidos a un contexto cada vez más globalizado.

Por su parte en 1989, Caracol Radio compró sus equipos e instalaciones y mudó su cadena básica a la frecuencia 810 AM, en la que Radio Sutatenza operaba en Bogotá. La última transmisión de este sistema radial se dio en 1994, el mismo año de la muerte de Monseñor Salcedo.

En la década de 1990, surgieron nuevas experiencias radiales con intereses educativos, aunque menos institucionalizados y ligados a la educación formal. Iniciativas populares, comunitarias y ciudadanas abordaron problemáticas como el conflicto sociopolítico, la convivencia cotidiana y la exclusión, ampliando así el concepto de educación en la radio.

La radio hoy en Colombia: Un puente hacia la educación inclusiva

En Colombia, la radio continúa desempeñando un papel crucial como herramienta de educación y difusión de conocimiento en el contexto actual. A pesar del crecimiento de las tecnologías digitales, la radio sigue siendo un medio accesible para gran parte de la población, especialmente en áreas rurales o de difícil acceso donde la conectividad a internet es limitada. Este aspecto es especialmente relevante considerando que el país cuenta actualmente con 1.595 emisoras, de las cuales 626 son comunitarias, cifra que se espera aumente con el proceso de asignación de medios que MinTIC tiene en curso. Este alcance convierte a la radio en un poderoso instrumento para llegar a comunidades marginadas, proporcionando oportunidades educativas a aquellos que podrían quedar excluidos del sistema educativo formal.

La versatilidad de la radio la convierte en un medio adaptable a una amplia gama de contenidos educativos. Desde programas de alfabetización hasta lecciones sobre ciencia, historia, cultura y desarrollo personal, la radio puede transmitir información de manera clara y concisa, llegando a un público diverso y disperso geográficamente. Esta capacidad la convierte en un recurso invaluable para complementar la educación formal y promover la alfabetización en todas las etapas de la vida. En un país tan diverso como Colombia, donde las disparidades regionales y socioeconómicas son evidentes, la radio emerge como un vehículo para fomentar la equidad educativa y cerrar la brecha de acceso a la educación.

La Fundación ACPO, continúa manteniendo viva la importancia de la radio en la educación, junto con otros medios como el periódico El Campesino y las Escuelas Digitales Campesinas. Este compromiso refleja el reconocimiento de la radio como un elemento clave en la promoción de la educación inclusiva y el acceso equitativo al conocimiento en Colombia, destacando su relevancia en un entorno caracterizado por la diversidad y las desigualdades regionales.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here