Carta del campo: Una velatón en territorio de paz de Chocó

En el Antiguo Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación - AETCR Silver Vidal Mora, se reunieron líderes firmantes del Acuerdo de Paz y otros residentes; para encender una luz simbólica en apoyo al proceso de dignificación que ha unido en los últimos días al pueblo colombiano.

0
366
Foto por: Miguel Ángel Arango

Es realmente increíble cómo las personas que decidieron reincorporarse a la vida civil, después de tantos años en la guerra, hoy están dispuestos a luchar por la paz y logran iniciativas tan bonitas como esta. La convocatoria se llamó “Velatón por la Paz”, así fue como José Cleofás Mosquera Hurtado,  convocó a la comunidad que hoy lidera lejos de las armas, con la convicción del perdón y la reconciliación.

De esta manera, se armaron de velas y camisetas blancas para demostrarle a Colombia que, aunque están en el Carmen del Darién Chocó a más de 1000 km de distancia de Bogotá, están completamente dispuestos a apoyar los procesos para la dignificación del pueblo colombiano.

Mujeres, hombres, jóvenes y niños, se dieron cita en el teatro del Antiguo Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación – AETCR, Silver Vidal Mora, a las 7 de la noche donde presentaron sus pancartas y expresiones, en unión al pueblo que salió a marchar por todo el país exigiendo los derechos de igualdad y equidad social por una Colombia más digna. 

La Marcha se inició con las palabras del líder Mosquera, quien enfatizó que el apoyo era estrictamente pacifico, que su postura no era violenta ni con determinado color político. Y que por el contrario, lo único que se busca es que su comunidad se una al colectivo nacional para que se logre evitar la reforma de la salud y la tributaria, que realmente serían un desequilibrio para la población más pobre del país.

Los jóvenes de la comunidad se pronunciaron escribiendo frases con el color rojo prevalente, donde manifestaron que es el color de la Colombia de hoy, donde solo ven sangre y sufrimiento, más la perdida de sus fronteras y riqueza, que tanto caracterizaban a la Colombia del amarillo, azul y rojo.

El encuentro finalizó con una frase que dejó a todos sorprendidos: “Los niños no somos un objetivo militar”, situación sobre la cual la comunidad en reincorporación se fortalece en valores y humanidad por los colombianos más chicos.

Cabe resaltar que las mujeres reincorporadas del proyecto MIA del Fondo Europeo para la Paz, participaron de cada acción. Actualmente, ellas se forman para convertirse en técnicas agropecuarias y desarrollar iniciativas de emprendimiento que aporten al crecimiento económico.

Este proyecto es financiado por el Fondo Europeo para la Paz, un mecanismo de cooperación de la Unión Europea que trabaja en el país por las comunidades más vulnerables y a proteger las riquezas naturales. 

 

Por: Miguel Ángel Arango Cifuentes. Facilitador educativo del proyecto MIA.

Editor: Karina Porras Niño. Periodista – Editora. 



Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here