Carta del campo: Proyecto MIA fortalece sueños en Caquetá

En compañía de su padre y hermana, Emilce Corrales estudia cada uno de los cursos que dicta este proyecto liderado por Acción Cultural Popular - ACPO. Con los saberes adquiridos se fortalecen para sacar adelante su negocio de fabricación de bolsos.

0
313
Foto por: Diana Marcela Marín

Soy Emilce Corrales Tapiero, nacida en Ortega, Tolima el 8 de septiembre de 1976,  vengo de una familia humilde y muy trabajadora que se tuvo que mudar al municipio de Maracaibo en Caquetá. Allí mis padres tenían una finca donde vivimos por más de 16 años, donde estudié toda mi primaria y parte de mi bachiller.

Me enamoré a los 19 años y me salí a vivir con mi compañero con quien tuvimos nuestra primera hija, de ahí me traslade a vivir a  La Montañita, cerca de mi padre  ya que mi madre había fallecido y él necesitaba nuestro apoyo. En el 2012 fui desplazada por hombres del Gobierno que llegaron a mi casa y nos dieron apenas horas para salir.

Llegamos a Florencia y me dediqué a trabajar en una casa de familia, pero por no descuidar a mis hijas me hice independiente, en el año 2016 cuando se dio la firma de los acuerdos finales mi padre, quien hacía parte de las FARC,  llegó a la ciudad y ya estábamos juntos nuevamente.

En 2019 le salió el proyecto de fabricación de bolsos a mi padre y ahora nos dedicamos a la elaboración de estos productos, tenemos nuestro negocio y de esto sobrevivimos. Desde hace un año estamos en el proyecto MIA del Fondo Europeo para la Paz, que llegó al Caquetá con apoyo de ACPO y la diócesis de San Vicente del Caguán. 

Ya he terminado los cursos de formación en la plataforma de Escuelas Digitales Campesinas – EDC y gracias a estos cursos he logrado muchos avances en mi vida cotidiana.

Por: Emilce Corrales Tapiero. Participante del proyecto MIA.

Editor: Karina Porras Niño. Periodista – Editora. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here