Carta del campo: En la vereda Miravalle las mujeres no paran de soñar

Esta es la historia de Angie Lorena Barragán, una campesina de la comunidad aledaña al AETCR Oscar Mondragón, en Caquetá, que pese a diversas dificultades no abandona su sueño de ser comunicadora. Actualmente hace parte del proyecto MIA, en el que fortalece distintos saberes y habilidades.

0
736
Foto por: Anyela Cardozo

Sea esta la oportunidad   para contar lo que ha sido un fragmento de mi   historia de vidaMi Nombre es Angie Lorena Barragán Quintero, nací en Saravena, Arauca, donde solo realicé la primaria, pues por cuestiones económicas, mis padres no tuvieron para darme la secundaria. Cuando cumplí los 15 años me dediqué a trabajar para ayudarlos en la agricultura, ya que no contábamos con otra opción de trabajo. 

En busca de nuevas oportunidades de trabajo y emprendimiento me traslade a la vereda Miravalle, donde queda ubicado el Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación – ETCR Oscar Mondragón que se encuentra en el municipio de San Vicente del Caguán, Caquetá. Desde ese momento cambió mi vida para siempre, porque mi sueño se me hizo realidad al poder seguir con mi secundaria en el proyecto Arando la Educación. También hago parte del equipo de mujeres rafting, un deporte que me motiva cada vez más a nunca dejar de perseguir lo que nos proponemos en la vida. 

Uno de los emprendimientos que me gusta es el de confecciones, sobre todo lo que tiene que ver con la costura, en los ratos libres me dedico a coser, pero por cuestiones económicas  no he podido sacar adelante esta iniciativa, una triste realidad que vivimos en Colombia. También tuve la oportunidad de realizar una formación como comunicadora en la escuela audiovisual Voces del Pato,  por el proyecto Amazonia Joven que apoya los jóvenes en el territorio de zona de reserva campesina.

Hoy me encuentro acogida por el proyecto Mujer Mestiza, Indígena y Afrodescendiente –  MIA, que llegó a fortalecer a las mujeres en el territorio. Nos dio la oportunidad de realizar cuatro formaciones en la plataforma de Escuelas Digitales Campesinas – EDC en Alfabetización digital, Asociación y emprendimiento, Mi proyecto de vida en el campo, y Comunicación y periodismo rural. Esto nos deja unas capacidades instaladas como el trabajo en equipo, el empoderamiento, el liderazgo, y la comunicación. 

Con el proyecto MIA aprendí a realizar una cuña, historias de vida, una entrevista y una noticia. Allí podemos visibilizar todo el trabajo comunitario que desempeñamos las mujeres rurales, para que más personas se den cuenta de todo el trabajo que realizamos. Sueño con algún día poder estudiar comunicación y locución.

Todas estas oportunidades se han dado en el marco del proceso de paz en Colombia, y en este caso, gracias  a  la Unión Europea, el Fondo Europeo para la Paz, Acción Cultural Popular – ACPO y la Diócesis de San Vicente del Caguán, que están financiando el proyecto MIA.

Por: Angie Lorena Barragán Quintero. Participante del proyecto MIA. 

Editor: Karina Porras Niño. Periodista – Editora. 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here