Asesinato de líder campesina enciende alarmas sobre el posconflicto

0
1145

corinto

El pasado miércoles fue encontrado el cuerpo de Cecilia Colcué, de 62 años, en su finca, ubicada en la vereda La Cominera, en Corinto, Cauca. Era dueña de una finca en la que se instalaría una de transición de las Farc.

Cecilia Colcué, era reconocida por los pobladores como líder campesina y entre otras cosas promovía la creación de zonas de reservas campesinas. Su finca de 72 hectáreas fue escogida por el gobierno nacional para ser una de las 22 Zonas Veredales Transitorias de Normalización (ZVTN). Allí estaba previsto que llegaran miembros de las Farc para realizar su proceso de desarme y tránsito hacia la vida civil.

Por su parte, el movimiento Marcha Patriótica, de donde era militante la líder campesina, rechazó los hechos. A través de su vocero nacional, David Flórez, indicó que sienten “repudio total ante el asesinato de Cecilia Colcué. Deben protegerse a todos quienes aportan a la paz. Es el momento de la paz y la vida”. Además, pidió claridad sobre los hechos.

También las Farc se pronunciaron sobre el violento asesinato. El grupo guerrillero a través de un comunicado, manifestó su rechazo e indicó que “siempre que persistan están muertes selectivas de líderes cívicos no se podrá construir la paz estable y duradera que todos quieren”.

Los pobladores de Corinto se encuentran preocupados por los recientes hechos de violencia en su municipio. Este no ha sido el único homicidio en la región, en el último mes han sido asesinados otros seis líderes sociales más en el Cauca. En todo el 2016 ya se alcanzó la alarmante cifra de 49 asesinatos selectivos de defensores de derechos humanos.

La Defensoría del Pueblo se sumó a las voces que rechazan el asesinato de Colcué, y denunció una serie de homicidios selectivos en el municipio. Ante estos hechos, esta entidad envió una comisión de investigación al lugar para que indague sobre lo ocurrido. Así mismo, le pido a la Fiscalía General de la Nación y la Fuerza Pública tomar acciones frente a estos hechos y así evitar brotes de violencia en uno de los municipios afectados por la guerra en Colombia.

Las primeras indagaciones indican que el crimen no estaría relacionado con problemas de tierra o los vínculos de Colcué con el posconflicto. El cuerpo de la líder fue llevado a Cali para realizar un análisis forense que concluyó que su muerte fue por repetidas heridas con arma blanca, con muestras de intento de defensa de la víctima.

Así los testimonios apunten a motivaciones personales, la muerte de Colcué llama la atención a posibles acciones violentas en contra de promotores del proceso de paz. Pone en evidencia que hace falta un plan concreto para evitar acciones en el futuro que perpetúen la violencia, en especial en zonas azotadas por el conflicto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here