Vocación educativa por los niños de espacios de reincorporación en Chocó

En Carmen del Darién, Chocó un joven estudiante de trabajo social llegó al Antiguo Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación Silver Vidal Mora, para acompañar de forma voluntaria como maestro a 23 niños y niñas en su proceso educativo.

0
953
Foto por: Miguel Ángel Arango Cifuentes

En el Antiguo Espacio Territorial de Capacitación y la Reincorporación – AETCR Silver Vidal Mora, ubicado en Carmen del Darién, Chocó se encuentra un joven profesor voluntario que con 19 años acompaña a 23 estudiantes de la Escuela Remanso de Paz. Llega en un momento difícil ya que la única maestra se encuentra en gestación y los niños llevaban meses sin poder estudiar.

Pese a las limitantes generadas por la pandemia, estos pequeños estaban ansiosos por regresar a clases, fue así como a mitad del presente año Yhonninson Hoyos Correa conquistó la sala de estudios de este espacio de reincorporación.  Con el pasar del tiempo el profe Camilo,  como le dicen los niños por la dificultad de pronunciar su nombre, se convirtió en uno de los personajes más queridos no solo por sus estudiantes sino también por sus padres.

Le puede interesar: Educación y paz para la niñez en espacios de reincorporación

Este estudiante de trabajo social del  Instituto Técnico Departamental Para el Trabajo y Desarrollo del Chocó, mediante sus pasiones y saberes logró que los niños de todos los grados de primaria se nivelaran y recuperaran el tiempo perdido durante el año. En las jornadas tradicionales de clase se evidencia un verdadero maestro con sentido social, con el sabor afrodescendiente, donde combina sus clases magistrales con la música y el folclor del chocoano puro.

Una estrategia pedagógica donde aprender es divertido, sus estudiantes saltan, juegan y vibran, pero ante todo quieren a un profesor que les cambió la vida, aunque sea por poco tiempo. Si hoy estos pequeños tuvieran la posibilidad de hablar con el mismo secretario de educación exigirían que los acompañara por el resto de su formación primaria, pues por ser el AETCR un espacio tan pequeño, este joven ya es parte de una comunidad que en general lo adoptó y no quisieran que se fuera.

Sin embargo él tiene que volver a su natal Riosucio a terminar sus estudios y poder salir al mundo laboral a entregar esta estrategia de pasiones y saberes, por un mejor Chocó. Las Escuelas Digitales Campesinas y el proyecto Mujer Mestiza, Indígena y Afrodescendiente – MIA, que comparten espacio educativo en el AETCR con el joven Hoyos Correa, valoran y enaltecen el trabajo de este trabajador social voluntario, que sin duda es un ejemplo para la juventud colombiana.

Por: Miguel Ángel Arango Cifuentes. Facilitador educativo del proyecto MIA.

Editor: Karina Porras Niño. Periodista – Editora. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here