Sembrando valores, actividad de reforestación por el río Curvaradó

En el marco del proyecto MIA implementado en Chocó, un grupo de mujeres realizó la siembra de árboles nativos para recuperar esta fuente hídrica en el municipio de Carmen del Darién. Encuentro que fortaleció el reconocimiento de valores cívicos y democráticos en relación con el medio ambiente.

0
804
Foto por: Miguel ángel Arango

Para reforestar la cuenca del río Curvaradó ubicada en Carmen del Darién, Chocó, se reunieron el 11 de febrero soldados del Batallón de Selva No. 54, mujeres del corregimiento lideradas por Erica Yohana Ahumedo Guisao, la Corporación Autónoma Regional del Chocó – Codechocó y personal de Acción Cultural Popular – ACPO. 

En el marco del proyecto Mujer Mestiza, Indígena y Afrodescendiente – MIA y su  curso de valores cívicos y democráticos, se planteó a estas entidades la posibilidad de realizar una actividad llamada siembra de valores. Que consistió en entregar a cada familia un árbol para que lo sembrara con alguno de los nombres de los valores estudiados en el curso.

El facilitador de ACPO abrió la actividad con una pequeña charla sobre la importancia de cuidar el planeta con la premisa “es mejor enseñar a no botar que enseñar a recoger” haciendo énfasis en que la basura es una de las principales causas de contaminación del río y el planeta.

Le puede interesar: Mujeres de paz reconocen el valor de la naturaleza

Antes de empezar la actividad un niño preguntó por qué sembraban pichindé, a lo que el sargento Rosero Navarro Julio Armando, jefe del área de gestión ambiental del Batallón respondió: “El pichindé es el mejor árbol para restauración de ríos, tierra y agua para los pueblos,  pues tiene unas fuertes raíces que protegen nuestras cuencas.

Además estéticamente es un árbol que genera un paisaje exuberante, pues crean una especie de túnel sobre el río y si se siembra de los dos lados ellos buscan unirse en la mitad de los ríos y quebradas dando paso a nombres como el túnel del amor o el túnel de los deseos”.

Después de una muy buena explicación se procedió a la siembra con la supervisión técnica de los funcionarios de Codechocó, y se generaron compromisos de cuidado y protección con cercas mientras están más fuertes. Fue grato ver a las mujeres y niños participando con tanta felicidad en este entorno de paz.

La comunidad agradeció enfáticamente a la fuerza de tarea conjunta Titan del Ejercito Nacional por acompañarlos en esta jornada. 

Por: Miguel Ángel Arango Cifuentes. Facilitador educativo del proyecto MIA.

Editor: Karina Porras Niño. Periodista – Editora. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here