Se abren espacios para la cultura picotera en Bogotá

En el mes de septiembre se realizó un encuentro cultural en la capital, donde el proyecto Rituales Picoteros, de la propuesta radial “Palenque sonoro”, trajo a la ciudad una inolvidable experiencia musical afro-caribeña.

0
528
Foto por: Cristian Javier Sánchez Berrio

No cabe duda de la importancia que ha tenido la champeta para la población afrodescendiente en Barranquilla, Cartagena, Sincelejo, Montería y municipios aledaños a estas ciudades, sin embargo, en esta ocasión se hablará de la vinculación actual de este género musical con el circuito rumbero capitalino. 

Alexandra Ayala y José Camilo Ríos Alarcón, son creadores de la propuesta radial “Palenque Sonoro”,  y fueron ganadores del Programa Distrital de Estímulos 2022 de la Alcaldía Mayor de Bogotá, con su proyecto Rituales Picoteros, como una apuesta sonora por el reconocimiento y el homenaje a la cultura local picotera.

“El palenque no se limita en espacio del territorio, porque es su historia misma la que nos inspira a nacer de alguna manera en uno que construimos para sí mismos, es la búsqueda de una libertad que nos damos en el transitar de lo propio mientras se va compartiendo lo colectivo” afirmó Alexandra Ayala, cocreadora del proyecto.

En septiembre del presente año, se realizó un conversatorio que terminó en una noche de sonidos picoteros en vinilo, en la Casa de la Paz ubicada en la localidad de Teusaquillo en Bogotá, donde los invitados especiales fueron 4 grandes representantes de la cultura musical afro-caribeña: Ángel Perea, Lucas Silva, Dr. Tiger y Monosóniko.

Foto por: Cristian Javier Sánchez Berrio

En este espacio, se dio contexto histórico y conceptual de la experiencia que brindan los picós, no sólo sonoramente, si no también desde la imagen “cada picó tiene una presentación hermosísima de arte plástico, de pintura, de ilustración, de diseño gráfico que identifica ese sistema de sonido” expuso el musicólogo e investigador cultural Ángel Perea.

«Bogotá picotera es esa magia que uno experimenta de manera corporal cuando vive el performance propio del Monosóniko en vivo, aprendes que abrirle la ventana que tiene el pico a otras personas para vivir esas experiencias sonoras que habitan el mundo, requiere de un acto escénico único” añadió Alexandra.

En resumen, el picó evoca todos sus elementos propios para vivir el ritual, es por eso que el proyecto, además de generar el espacio para vivir la experiencia en la ciudad, recolectó en una producción radial, las voces y sonidos que han venido acompañando el proceso investigativo.

Escucha la serie de pódcast en el siguiente enlace https://cutt.ly/9Ny0uhZ

 

Por: Jiselly Tatiana Ortiz Pacheco. Periodista.

Editor: Karina Porras Niño. Periodista – Editora. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here