Programa “Manos que Alimentan” entregó insumos productivos en Buenaventura

Insumos avícolas y agrícolas como pollas ponedoras, concentrado, comederos y plántulas frutales, fueron entregados con el objetivo de que las familias beneficiarias del consejo comunitario de Cabeceras y los resguardos indígenas de Santa Rosa de Guayacán y Unión Agua Clara, suplan sus necesidades de autoconsumo y mejoren sus ingresos económicos.

0
359
Foto por: Prosperidad Social- https://cutt.ly/Gk2xYce

En el marco del programa “Manos que Alimentan”, el pasado jueves 11 de febrero se llevó a cabo la entrega de insumos agrícolas y avícolas en Buenaventura, Valle del Cauca a 30 hogares del consejo comunitario de Cabeceras, 117 de los resguardos indígenas de Santa Rosa de Guayacán y de Unión Agua Clara. El objetivo de esta jornada es que las familias suplan sus necesidades de  autoconsumo y mejoren sus ingresos económicos.

Este programa de seguridad alimentaria e intervención directa “Manos que Alimentan”, es desarrollado por la entidad gubernamental Prosperidad Social. Se encarga de acompañar a 7.884 hogares en 35 municipios de 10 departamentos. Además, abarca 67 resguardos indígenas y 5 consejos comunitarios afrocolombianos.

Le puede interesar: En el departamento de Antioquia se trabaja por el bienestar de las familias rurales

Durante la jornada de entrega, los beneficiarios recibieron diez pollas ponedoras, tres bultos de concentrado de 40 kilogramos cada uno, malla de cerramiento de 30 metros, dos comederos, dos bebederos avícolas y tres unidades de plántulas frutales, de acuerdo con la concertación previa realizada con la comunidad, dando respuesta a sus necesidades.

Además de esta entrega, hoy 16 de febrero 167 hogares del resguardo indígena Nasa Kite Kiwe de Timbío, Cauca recibieron los mismos insumos. Asimismo, mañana 17 de febrero, los recibirán 150 hogares del resguardo Inga de Aponte de Tablón de Gomez, Nariño.

“El proyecto está pensado para ser implementado en el marco de la pandemia por COVID-19. Estos insumos contribuirán a garantizar la seguridad alimentaria de los hogares participantes, cubrir parte de las necesidades de proteína, promover la ingesta de vitaminas y minerales a través de los frutos de los árboles y promover prácticas para una vida saludable”, explicó Juan Manuel Erazo, director de Inclusión Productiva, que es una división de Prosperidad Social.

Una vez se realiza la entrega, se desarrolla una inducción sobre el manejo y cuidado de los animales e insumos. Además, se lleva a cabo un proceso de asistencia técnica en el área agrícola y avícola, con el objetivo de que la implementación y la producción se inicien en las dos o tres semanas siguientes.

Por: Isabella Durán Mejía. Periodista.

Editor: Karina Porras Niño. Periodista – Editora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here