#Opinión: En elecciones se mueven emociones y pasiones, no razones

En época de campaña electoral es importante reconocer las problemáticas que más afectan al país. Temas como el desempleo, la importación, la posesión de la tierra y el narcotráfico deben ser materia de análisis de los gobernantes.

0
349
Foto por: Globovisión - https://cutt.ly/ZPsSDH2

Esta época de campañas electorales se caracteriza al igual que otras que hemos vivido por un derroche de discursos, entrevistas, declaraciones, ataques y contraataques a los adversarios, que en muchas ocasiones son vistos como enemigos. Eso es parte de las estrategias partidistas que buscan conseguir adeptos y votantes a como dé lugar. 

Algunos de estos graves problemas no se analizan a fondo ni son objeto de discusiones serias, de verdaderos estadistas. A continuación un panorama de 3 puntos importantes:

1. El desempleo y la importación de alimentos

El desempleo afecta hoy por lo menos a 1.200.000 personas.  Los datos del DANE comentados, entre otros, por el columnista Jaime Tenjo en diario El Espectador el jueves 3 de febrero, son preocupantes y muy dicientes.   La tasa de desempleo para el año 2021 fue de 13,7 %, superior en tres puntos porcentuales a la de 2019. 

“La participación (laboral) promedio en 2021 fue de 60,6 %, mientras que la de dos años antes fue de 63,3%. Una parte importante de la población que salió del mercado de trabajo durante la pandemia no ha regresado a buscar empleo, siendo mujeres la mayoría. Lo que está detrás de todo esto es la falta de capacidad de generación de empleo de nuestra economía. Un problema que se ha hecho evidente desde 2015”.

El desempleo es la negación de una vida digna, por eso hay que erradicarlo. Con trabajo la gente produce bienes y le da sentido y dignidad a la vida. El desempleo debe tener explicaciones que merecen una solución por parte de los gobernantes actuales y futuros.

La importación de productos que puede producir el país y que son fundamentales para atender las necesidades de la población deja sin empleo productivo a los ciudadanos. Según el DANE entre enero y agosto de 2021 las importaciones colombianas llegaron a los $36.802,6 millones de dólares, con un aumento del 31,6% frente al mismo periodo de 2020. 

En Colombia se importan cerca de 12 millones de toneladas de alimentos como el maíz, el trigo y el azúcar de caña. Antes del gobierno de César Gaviria, las importaciones de alimentos rondaban las 500.000 toneladas.   

El empleo y la producción agrícola se han visto afectadas por la importación de alimentos con exenciones y rebajas de impuestos. El empleo, especialmente en las zonas rurales requiere controlar las importaciones de productos agrícolas, hay que revisar y ajustar los Tratados de Libre Comercio que afectan la producción nacional.

Según Greenpeace Colombia importa el 30% de los alimentos que consumen sus habitantes, lo que significa que la dependencia del país en este sector está bastante comprometida. 3 Según el informe, solo en Bogotá hay más de 3.000 familias campesinas productoras de alimentos. 

Además asegura que la economía de la población campesina no está protegida, pues hay al menos  3 intermediarios por los que pasa un alimento antes de entrar a la ciudad. Los productores lo venden muy barato y los consumidores lo compran mucho más caro. Los campesinos colombianos merecen gobernantes que se ocupen a fondo de este problema y que muestren cómo serán modificados los tratados.

2. La posesión de  tierra y los impuestos que les corresponde pagar a sus verdaderos dueños

En septiembre del 2019 Colombia planteó la posibilidad de mejorar la gestión de tierras con la implementación de un sistema de catastro multipropósito con un crédito de $50 millones de dólares, aprobado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Con este catastro, se podrían identificar los reales propietarios, poseedores, arrendatarios y ocupantes de tierras.

Así mismo, se podrían recuperar y restituir las tierras de los desplazados y titularlas. Los verdaderos dueños de la tierra deberían pagar impuestos de acuerdo con el valor real de sus posesiones y con esos recursos Colombia podría pensar en seguridad e independencia alimentaria, en recursos para vías terciarias, distritos de riegos, centros de acopio y apoyo industrial a los campesinos cultivadores. 

Este catastro Multipropósito fue aprobado en el artículo 104 del Plan Nacional de Desarrollo. Actualmente, el territorio rural colombiano padece de una desactualización catastral alarmante que supera el 58% del territorio.

3. La lucha contra el narcotráfico, alianza internacional y política de salud. 

La corrupción que generan los $12.000 millones de dólares que mueve anualmente esta economía ilegal está asistiendo la tala de nuestros bosques amazónicos y del corredor del Pacífico. Enormes sectores campesinos ante la falta de trabajo e ingresos optan por involucrarse en la cadena de la producción. 

La guerra actual que enfrenta el país es contra las bandas criminales, disidencias y narcotraficantes internacionales. Por eso es tan urgente una alianza internacional en las Naciones Unidas para hacerle frente a este terrible mal desde distintos frentes. Los campesinos merecen gobernantes que muestren planes realistas y realizables que permitan enfrentar este cáncer social.

Podríamos escribir mucho más sobre las urgencias nacionales y campesinas en educación, salud y en acciones efectivas que mitiguen el hambre y el no futuro de los más pobres y sin oportunidades. Sólo quiero enfatizar que en esta época de campañas debemos exigir a los futuros gobernantes claridad y soluciones reales a las verdaderas necesidades de nuestra gente, el activo más valioso de nuestra patria.

Referencias:
[1]https://www.portafolio.co/economia/empleo/tasa-de-desempleo-en-colombia-en-diciembre-y-en-2021-561148
[2]https://www.elespectador.com/opinion/columnistas/columnista-invitado-ee/el-mercado-laboral-no-se-recupera/
[3]https://www.greenpeace.org/colombia/noticia/greenpeace/la-dependencia-de-colombia-a-alimentos-importados-hace-que-sea-muy-vulnerable-a-crisis-como-la-del-covid/ 

*Esta nota periodística no representa la postura de Acción Cultural Popular – ACPO organización dueña de la marca registrada Periódico El Campesino y www.elcampesino.co. Con ello, tampoco compromete a la organización ni al periódico en los análisis realizados, las cifras retomadas, los entrevistados que aparecen, entre otros. 



Por: Bernardo Nieto Sotomayor. Equipo Editorial Periódico El Campesino.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here