Nacimiento de elefantes sin colmillos, respuesta natural a la caza furtiva

Un estudio publicado por la revista Science reveló que el 32%de los elefantes hembra nacidos desde la guerra de Mozambique en 1992 no tienen colmillos y sus crías no los desarrollan. Lo que se debe a la mutación de un gen como medio de adaptación ante la caza furtiva.

0
539
Foto por: Rodrigo Denúbila - https://cutt.ly/lIRt7oo

En el Parque Nacional de Gorongosa ubicado en Mozambique, África se evidenció la ausencia de colmillos en las nuevas generaciones de elefantes, un estudio publicado por la revista Science revela que se debe a una respuesta evolutiva ante la grave situación de caza furtiva.

Los investigadores afirman que esta situación se empezó a notar tras la guerra civil de 1992 en la que se enfrentó el gobierno de este territorio con los insurgentes. Pues antes del conflicto sólo el 18% de elefantes hembras nacían sin colmillos, y dicha cifra ascendió a 33%.

Cabe mencionar que ambos bandos masacraron el 90% de la población de elefantes de Mozambique para vender el marfil y así costear sus armas y municiones. Aquellos elefantes sin colmillos eran ignorados por los cazadores, lo que condujo a más probabilidades de que transmitieran esos genes a sus descendientes.

Le puede interesar: La ONU alerta sobre un millón de especies en peligro de extinción

La experta en comportamiento de elefantes y exploradora de National Geographic Joyce Poole, indica que el 32% de los elefantes hembra nacidos desde la guerra no tienen colmillos. En Sudáfrica, el 98% de las 174 hembras del Parque Nacional de los Elefantes de Addo carecían de colmillos a principios de la década del 2000.

El profesor Robert Pringle de la Universidad de Princeton, Estados Unidos, señala que este descubrimiento puede tener varios efectos a largo plazo para la especie. Ya que causaría menor natalidad e implicaría cambios en los ecosistemas que habitan.

Esto porque los colmillos son esencial para la especie en tanto sirven para excavar y encontrar agua y minerales, quitar la corteza de los árboles para obtener comida, competir por las hembras, y determinan su distribución por el paisaje.

 

Por: Karina Porras Niño. Periodista – Editora. 








Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here