Mujeres rurales de San Vicente del Caguán se forman en comunicación

Gracias al proyecto MIA que se desarrolla en Caquetá, mujeres de la comunidad y en proceso de reincorporación asisten a talleres en los que comprenden la importancia de ser voceras de su territorio. Fortaleciendo habilidades de lectoescritura y redacción mientras aprenden sobre formatos y medios de comunicación.

0
441
Foto por: proyecto MIA

En   la   región de El Pato y Valle de Balsillas en Caquetá, las mujeres de la comunidad y en proceso de reincorporación se vienen formando en comunicación, con talleres que tienen el objetivo de que ellas puedan crear contenido sobre sus riquezas sociales, naturales, y desde luego, para presentar el trabajo y las necesidades de la zona. 

Este grupo  de mujeres viene participando de forma activa en las formaciones del proyecto MIA, que llegó al Caquetá gracias al Fondo Europeo para la Paz. Es precisamente Daimer Fernando Losada, comunicador social del proyecto, quien brinda las formaciones y quien ha logrado motivar el trabajo que día a día hacen las mujeres en el territorio.

Además, han podido ver que todo lo pueden hacer pues solo necesitan de acompañamiento y unión entre el mismo género. Este proceso formativo tiene como finalidad crear una red de comunicadoras rurales, el grupo está conformado actualmente por 16 mujeres de la zona rural de San Vicente del Caguán. 

Una experiencia que para ellas ha resultado gratificante en la medida que fortalecen las capacidades de lecto escritura, redacción, trabajo en equipo, y todos los aprendizajes que esto conlleva; como hacer   un artículo, una entrevista, una noticia e historias de vida.

Actualmente se están formando en radio, el aprendizaje ha sido increíble ya que logran comprender todo lo que implica una transmisión radial. Cómo hacer una cuña, las pausas, la forma de presentarse y entender el contexto. 

Son talleres eficaces puesto que se aprovechan los dispositivos móviles para la creación de diferentes contenidos. Estas mujeres rurales se conectan todos los miércoles de cinco a seis para recibir las formaciones, entregar actividades y apoyar a sus compañeras con los productos de comunicación. También se ha creado un grupo en WhatsApp para que de forma conjunta brinden ideas y  resuelven dudas.

Estos procesos formativos se dan gracias al proyecto Mujer Mestiza, Indígena y Afrodescendiente – MIA, que llegó al departamento para apoyar las mujeres rurales y fomentar el desarrollo local. El aprendizaje va más allá, ya que también se fortalece el tejido social y se va consolidando una red social que facilita el posicionamiento de la equidad de género en el territorio.

Por: Anyela Patricia Cardozo. Facilitadora educativa del proyecto MIA.

Editor: Karina Porras Niño. Periodista – Editora.



Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here