Las EDC y su impacto en los sueños de jóvenes emprendedores

En el marco del proyecto Pescado para el Desarrollo, José Anderson Cardeño se capacitó con las Escuelas Digitales Campesinas y así fortaleció su idea de negocio. Este joven campesino busca emprender a partir de la piscicultura sostenible para aportar a la seguridad alimentaria del Caquetá.

0
266
Foto por: Fanery Cabrera Ramírez

José Anderson Cardeño Cardozo es un joven campesino de 20 años egresado de la Institución Educativa Rural El Salitre del municipio de Florencia, Caquetá. Se desempeña en labores del campo  relacionadas a la agricultura y piscicultura en la finca de sus padres, y estudia en las Escuelas Digitales Campesinas de la fundación Acción Cultural Popular – ACPO en el marco del proyecto Pescado para el Desarrollo.

Es uno de los estudiantes que presentó  su iniciativa productiva ante el Fondo Emprender del Servicio Nacional de Aprendizaje – SENA. Se trata de BIOJER, un proyecto cuyo modelo de negocio plantea la producción intensiva de cachama blanca, que es una especie nativa y la segunda más cosechada a nivel nacional. 

La idea de este joven es aplicar tecnologías como aireadores, para dar a los peces mayor oxigenación y por ende aumentar la densidad de siembra de 10 a 12 alevinos por metro cuadrado. Un buen número a comparación de los sistemas tradicionales de producción que manejan la siembra de 5 alevinos por metro cuadrado.

Además de esto, se plantea  la adición de probióticos generando una mejor calidad de agua, lo que reduciría la materia orgánica para hacer menos cambios de agua. Una alternativa sostenible para cuidar del recurso hídrico de la región, que se ubica en la finca La Victoria en la vereda Santana de las Hermosas a 13 kilómetros de la ciudad de Florencia.

Los cursos EDC y su impacto en este proyecto 

José Anderson manifiesta que cada uno de los cursos de las Escuelas Digitales Campesinas han sido de gran ayuda para su crecimiento personal y profesional. “He podido aprender a ser tolerante, a ser una persona de paz y a ser un líder, no solo en mi familia sino en mi comunidad.

Pues he aplicado los conocimientos en el proyecto que presenté ante el Fondo Emprender y me alegra ser un ejemplo a seguir para muchos jóvenes de mi región. Agradezco infinitamente a Acción Cultural Popular, por tener la vocación de formar a jóvenes campesinos”.

Por: Fanery Cabrera Ramírez. Facilitadora educativa del proyecto Pescado para el Desarrollo. 

Editor: Karina Porras Niño. Periodista – Editora. 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here