Laguna de Guatavita, un ecosistema de arraigo cultural

Este ecosistema ubicado en Cundinamarca es uno de los tesoros naturales y culturales más especiales de Colombia, pues evoca prácticas y cosmovisiones muiscas como es el caso de la Leyenda del Dorado. Además, alberga una gran diversidad de fauna y flora posicionándose como un interesante destino de turismo natural.

0
550
Foto por: Karina Porras Niño

En el municipio de Sesquilé, Cundinamarca se encuentra ubicada la Laguna de Guatavita, un inmenso ecosistema acuático que tiene 400 metros de diámetro, rodeado por montañas y bosques nativos. De acuerdo con la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca –  CAR, este lugar tiene un gran valor cultural ya que es un territorio ancestral en el que habitaron los indígenas muiscas. Además, contiene una gran diversidad de fauna y flora entre la que destacan especies como la mano de oso, el ajicillo, el frailejón, el zorro y el águila, por ello es un área ambiental protegida. 

Conforme con explicación del Museo Nacional, en este cuerpo de agua se realizaba la ceremonia de investidura del nuevo cacique (jefe de la tribu indígena) muisca, quien cubierto con oro en polvo, recorría la laguna sobre una balsa adornada de metales precioso y esmeraldas para ofrecer a los dioses. Así mismo, la entidad afirma que sus leyendas aseguran que los indígenas muiscas escondieron gran parte del oro que tenían en sus aguas para evitar que los españoles se apoderaran de él. 

Le puede interesar: Tour virtual por doce lugares colombianos con gran riqueza ecosistémica

Cabe destacar, que el antiguo pueblo de  Guatavita estaba ubicado en lo que hoy es el embalse de Tominé, esta zona que se inundó 1968 y fue necesario trasladar la población hacia la parte alta y occidental del espejo de agua. El nuevo Guatavita, conserva una arquitectura colonial con casas de color blanco y tejas dejas barro, esto sumado a su legado histórico y su biodiversidad lo convierten en un destino turístico natural muy atractivo. 

Conocer la riqueza de Guatavita

La Laguna de Guatavita entrega a sus visitantes experiencias únicas, que le permiten a las personas conectarse con la naturaleza y la época colonial, ya que en sus alrededores se puede acampar y disfrutar de la majestuosidad del paisaje. Así mismo, la CAR brinda la posibilidad de recorrer el ecosistema durante aproximadamente 5 horas, a través de un sendero ecológico, dichas actividades son realizadas por guías turísticos de la entidad. 

De igual manera, en el pueblo se pueden encontrar artesanías de cerámica y ruanas de lana virgen, dos de los productos más comercializados que dan cuenta de la identidad cultural de la región. Y si de gastronomía se trata, se pueden deleitar gran variedad de postres a base de maíz, arepas y es posible pescar trucha fresca en el embalse. Otras actividades que se pueden realizar en este destino involucran los deportes como el parapente y navegar a vela.

Debido a la pandemia generada por el COVID-19, la CAR tomó la decisión de restringir el ingreso a la Laguna de Guatavita a mediados del 2020. Sin embargo, la institución ambiental anunció que este mágico lugar reabrirá sus puertas el próximo 10 de octubre del 2021. Si usted desea conocer las tarifas y actividades disponibles puede consultar el siguiente enlace: Colparques

 

Por: Jennifer Cristancho Medina – Periodista.

Editor: Karina Porras Niño. Periodista – Editora.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here