El impacto producido por el desconocimiento de estrategias ambientales adecuadas al contexto nacional, o simplemente el desconocimiento de la crisis misma, acrecienta la problemática sin una oportuna participación de la ciudadanía, del gobierno o de las autoridades competentes.

La articulación de temas ambientales en los procesos educativos que se desarrollan en las escuelas y otras instituciones son importantes en la mitigación de crisis ambientales; sin embargo, cada vez se hace más necesario contar con estrategias novedosas y llamativas para los niños y jóvenes que asisten a los colegios, pues la dinámica social, obliga a tejer nuevos hilos entre la enseñanza y el aprendizaje, y, por ende, en la practica que en este caso se convierte en un comportamiento ambiental.

Le puede interesar: La economía agrícola colombiana sí puede sostener al país

Aunque existen estrategias como los Proyectos Ambientales Escolares (PRAE), desarrollados en todas las instituciones educativas del país, al parecer no son suficientes y no cumplen con las expectativas esperadas por los profesores y estudiantes vinculados.

El trabajo ambiental, aunque empieza en el aula, debe salir de allí a través de ejercicios articulados entre la familia y la escuela, siendo la tecnología con la que hoy contamos un instrumento llamativo en la adquisición del conocimiento sobre asuntos tan propios como son los concernientes a nuestra casa, una casa natural, ambiental y social que tiene muchos inquilinos, pero pocos propietarios.

Tecnología al servicio de la educación ambiental

Es necesario darle un uso útil a las herramientas tecnológicas que el Gobierno Nacional le ha proporcionado a las instituciones educativas, entre estas: tabletas y computadores, los cuales acercan cada vez más a los estudiantes al conocimiento de manera interactiva.

Sin embargo, esto no es posible sin el acompañamiento de profesores comprometidos con los procesos educativos de sus estudiantes, pues son estos los que, no solo traen los contenidos que creen necesarios, sino que cuentan con estrategias pedagógicas apropiadas para la interiorización de estos contenidos.

Ahora bien, es necesario hacer un llamado para que todos nos involucremos en los temas ambientales, ya que no es solo el docente de ciencias naturales el responsable transmitir estos conocimientos a sus estudiantes.

Este trabajo es arduo y de nunca acabar, por esta razón, la transversalidad de las diferentes áreas del conocimiento se hace indispensable en la apropiación del cuidado ambiental en todos los estudiantes de nuestro país.

Por: Jean Wilman Parra. Facilitador EDC Armenia y Risaralda 
Editor: Lina María Serna. Periodista – Editora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here