Fiqueña, tecnología para la revolución agroindustrial del fique

Con el propósito de aprovechar un 96% de la planta de fique, AGROSAVIA y la Universidad Jorge Tadeo Lozano desarrollaron este sistema de desfibrado y separación del jugo y bagazo. Una alternativa que permitirá la elaboración de biocombustibles, compostaje, acolchados y rellenos para vehículos, cuero vegano, entre otros.

0
493
Foto por: AGROSAVIA

Fiqueña es un sistema de desfibrado y separación de jugo y bagazo modular de fique, de fácil  utilización, desarrollado por AGROSAVIA y la Universidad Jorge Tadeo Lozano,  diseñada para mejor el aprovechamiento los subproductos del fique, mejorar la seguridad  de los trabajadores “desfibradores” de esta agroindustria y base de la sostenibilidad y  competitividad del fique bajo un modelo de economía circular en centros de beneficio. 

Desde el pasado 20 de agosto, Fiqueña fue entregada a la Asociación Agropecuaria  Internacional – AGROIN, ubicada en el corregimiento La Junta del municipio  San  Juan del Cesar, La Guajira. Este prototipo, que hace parte de una investigación  participativa que beneficiará a más de 500 productores asociados como cultivadores y  artesanos, entre los cuales están miembros de las comunidades indígenas wiwas, wayúu y afrodescendientes donde se destaca la participación de más de 100  mujeres cabeza de hogar. 

Para Edwin Samir Barbosa Ángel, investigador máster del Centro de Investigación  Tibaitatá y líder del proyecto Fiqueña “es la solución a los  accidentes laborales que se presentan cuando los desfibradores operan máquinas  tradicionales, y permite el aprovechamiento del jugo y bagazo generado en la operación  de desfibrado. Además, Fiqueña permite iniciar la definición y  valoración de un nuevo modelo de negocios a través de centros de beneficio donde los  contextos sociales y culturales específicos de cada región productiva del país  modificarán su desarrollo futuro”. 

Fiqueña integra un modelo de negocios novedoso e importante para el desarrollo  sostenible de La Guajira, que cuenta hoy con cerca de 2.100 hectáreas de cultivo en  los municipios de Fonseca, Dibulla, Riohacha y principalmente en el municipio de San  Juan del Cesar. 

“El traslado, instalación, puesta en marcha, capacitación y operación de Fiqueña  beneficia la mano de obra local en el fortalecimiento de técnicos mecánicos, eléctricos y  de mantenimiento de esta máquina que ofrece una nueva alternativa de producción  agroindustrial más segura, ambientalmente más responsable y socialmente más  incluyente” comentó  César Augusto Forero Camacho, investigador Ph.D del Centro de Investigación  Tibaitatá.

De forma general, en el país la productividad del cultivo de fique es un poco  más de una tonelada de fibra anual por hectárea, exceptuando a Nariño con 2 toneladas y La Guajira que supera esta cantidad por mucho. Sin embargo, en la mayoría del país solo se aprovecha el 4% de la  hoja. correspondiente a la fibra con la cual se elaboran productos tradicionales como  costales para café, papa, zanahoria, cuerdas, artesanías y textiles.

Con esta alternativa tecnológica que llega al mercado, se podrá aprovechar agroindustrialmente el jugo y bagazo, con el 96% de la hoja, elaborando biodesengrasantes, biofertilizantes, compostaje, alimento balanceado, acolchados y rellenos para vehículos, cuero vegano, telas para jeans y muchos productos  más.

Por: AGROSAVIA.

Editor: Karina Porras Niño. Periodista – Editora. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here