Carta del campo: Resiliencia y dedicación caracterizan a las caqueteñas

En el marco del proyecto MIA desarrollado en Caquetá las participantes no solo fortalecen conocimientos y herramientas con los cursos abordados, sino que van recolectando aprendizajes de vida desde las experiencias compartidas con sus compañeras. Esta es la historia de Florinda, quien nos cuenta un poco de su proceso.

0
158
Foto por: Proyecto MIA

Florinda Madrigal es una mujer campesina nacida el 30 de septiembre de 1997 en San Vicente del Caguán, un pequeño municipio que pertenece al departamento de  Caquetá. “Vengo de una familia muy pobre, a tan solo un año de edad mis padres se separaron por motivos que nunca entendí, mi madre con mucho esfuerzo logró sacar adelante a 11 hijos siendo yo la hija número 9.

Habiendo terminado el grado octavo a los 15 años de edad tuve que parar mis estudios porque quedé embarazada de mi primer hijo, y me tocó trabajar para ayudar a mi madre y los gastos de mi embarazo. A los 16 años conocí a un hombre mayor que me propuso vivir con él, nos mudamos a un caserío llamado Luz Chiquita cerca a San Vicente, a los dos meses de vivir juntos quedé embarazada de mi segunda hija, luego nos separamos”, comentó.

Florinda conoció las Escuelas Digitales Campesinas gracias a que su actual pareja hace parte de una asociación conformada por personas en proceso de reincorporación, fue así como  se enteraron del proyecto Mujer Mestiza, Indígena y Afrodescendiente – MIA.

“Me interesé, me acerqué a la facilitadora y le pregunté si podía hacer parte de los cursos de formación de la plataforma y ella me explicó todo. Ahora me encuentro inscrita  ya cursando el segundo curso de la plataforma que es sobre Alfabetización digital, me han parecido unos cursos súper geniales,  la verdad ha sido duro porque no cuento con internet permanente pero cada que encuentro la oportunidad la aprovechó al máximo”. 

Quiero resaltar en mi rol como facilitadora educativa, que Florinda Madrigal es una mujer muy responsable y dedicada con los cursos de las Escuelas Digitales Campesinas – EDC, ella está a la disposición de seguir aprendiendo junto a este proyecto que llega al Caquetá gracias al Fondo Europeo para la Paz de la Unión Europea, y a Acción Cultural Popular – ACPO que es el implementador. 

 Por: Diana Marín. Facilitadora del proyecto MIA.

Editor: Karina Porras Niño. Periodista – Editora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here