Carta del campo: Pensar en un proyecto de vida en el campo

A través de las Escuelas Digitales Campesinas de ACPO, jóvenes caqueteños aprenden sobre cómo y por qué plantear un proyecto de vida que no les aleje de sus territorios, y que les permita crecer profesionalmente para contribuir a la seguridad alimentaria y desarrollo del departamento.

0
92
Foto: Fanery Cabrera Ramírez

Pescado para el Desarrollo es un proyecto financiado por Caritas Noruega a través de Cáritas Colombiana, que tiene como objetivo la formación de 300 jóvenes del Caquetá y sus familias en acuicultura. Con el propósito de construir capacidades que les permitan acceder al mercado laboral  y aportar a la seguridad alimentaria de sus comunidades.

El proyecto cuenta con tres aliados como son el Servicio Nacional de Aprendizaje – SENA, la Asociación de Acuicultores del Caquetá – ACUICA y Acción Cultural Popular – ACPO, que a través de las Escuelas Digitales Campesinas, ha venido capacitando  a  los jóvenes de los grados 9°, 10° y 11° en el área personal, creando conciencia en cada joven de que la formación en el ser humano debe ser integral, relacionada con el desarrollo de actitudes y valores que impacten positivamente en su vida y en su entorno.

Para esto, el proyecto se enfoca en impulsar una de las poblaciones más vulnerables que son los jóvenes rurales, dándoles bases y conocimientos sobre el tema en la práctica, técnica y la actividad que conlleva al conocimiento, crianza y cultivo de peces, además de brindarles una formación integral con vista hacia el futuro.

¿Qué resultados se espera con el curso Mi proyecto de vida en el Campo?

Al finalizar el curso Mi proyecto de vida en el campo, se espera que las y los jóvenes rurales hayan adquirido conceptos y herramientas claves para el diseño y la construcción de su proyecto de vida. Reconociendo las enseñanzas de las 4 sesiones que componen este ciclo formativo y que van contagiando al estudiante de curiosidad e interés por adquirir competencias para enfrentarse a la vida.  

Comprenderán que nuestro país tiene grandes oportunidades de desarrollo en el campo y que es muy necesaria la formación para aportar en este proceso.  Además, entenderán que las competencias laborales en el entorno rural son un punto de encuentro entre el sector productivo y el sector educativo.

Se espera que se empoderen y crean que Colombia está viviendo un momento muy especial, y que en él los jóvenes tienen la posibilidad de emprender y realizar un proyecto de vida que no solo contribuya a su desarrollo personal y profesional, sino que además les da la posibilidad de ayudar a su comunidad.

Por: Fanery Cabrera Ramírez. Facilitadora educativa del proyecto Pescado para el Desarrollo. 

Editor: Karina Porras Niño. Periodista – Editora. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here