Carta del campo: Creer en los jóvenes y su ilusión de progreso en el campo

Daniel Chasqui es un estudiante de décimo grado de la Institución Educativa Rural El Salitre, Caquetá , que hace parte del proyecto Pescado para el Desarrollo. Según nos comparte, su motivación para capacitarse en piscicultura sostenible es la ilusión de crecer personal y profesionalmente y apoyar a su familia.

0
808
Foto: Fanery Cabrera Ramírez

Daniel Chasqui Tenorio de 18 años de edad es estudiante del grado 10 de la Institución Educativa Rural El Salitre ubicada en Florencia, Caquetá, y vive en la vereda Las Torres del corregimiento  Orteguaza de Santana de las Hermosas. 

Actualmente hace parte del proyecto Pescado Para el Desarrollo el cual describe como un proyecto que “está basado en formar un grupo de jóvenes de colegios rurales para que adquieran una serie de conocimientos técnicos en el cuidado y manejo de los peces, así como fortalecer competencias humanas, fortaleciendo nuestro ser, permitiendo la creación de nuestro proyecto de vida.

Acción Cultural Popular – ACPO es una organización que trabaja por el desarrollo integral de jóvenes rurales, ha sido un gran éxito para nosotros trabajar con    ACPO porque nos enseña a ser grandes personas y también nos fortalece el área espiritual”.

Para hacer parte del proyecto Pastoral Social presentó la iniciativa de formar a 300 jóvenes de 8 instituciones educativas y su colegio salió beneficiado. “Nos invitaron a hacer parte del proyecto y yo acepté, porque quiero salir adelante y ser alguien capacitado para ayudar en la economía de mi familia.

El proceso para hacer parte de este proyecto fue creer en mí mismo que si lo puedo lograr con la ayuda de Dios, para mí fue muy especial y me llamó la atención mucho, porque ha sido parte de un tema muy especial que es la paz y la convivencia, ser un buen líder, persona y medio ambiente”.

Ante la pregunta de qué experiencia ha marcado su vida como participante del proyecto, Daniel se refiere a la felicidad y el agradecimiento que le genera este proceso educativo “ha marcado mi vida y me ha retado a ser una persona positiva de ser un buen líder, también ser protectores de nuestra madre naturaleza y he aprendido a creer en mí mismo.



Por: Fanery Cabrera Ramírez. Facilitadora educativa del Proyecto Pescado para el Desarrollo.

Editor: Karina Porras Niño. Periodista – Editora. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here