Carta del campo: Agricultura y rafting, una historia de esfuerzo en Caquetá

Jhoan es un joven agricultor que sigue creyendo en el campo y cada día trata de aprender más sobre la tierra. Además, se prepara para ser un excelente guía de turismo en el marco de un proyecto de rafting que se desarrolla en este territorio.

0
204

“Mi nombre es Jhoan Sebastián, vivo en la vereda Miravalle aquí en el municipio de San Vicente del Caguán, departamento del Caquetá. Me dedico a la agricultura, es lo que más me gusta, porque cultivamos los alimentos para más campesinos y para el pueblo. Quiero seguir aprendiendo y ser mejor agricultor, para seguir sacando alimentos de buena calidad a la ciudad”.

La actividad de los campesinos es esencial para la generación de empleo y la cadena de la comercialización, pues Jhoan nos comenta que el campesino produce los alimentos y paga el costo del transporte a alguien de la misma comunidad que tiene una turbo, luego se tiene conexión con el comerciante en la ciudad o pueblo y este desde su negocio lo revende, pero así mismo, este dinero también es funcional para pagar a los empleados del mercado.

Esta cadena es muy importante entenderla pues es la forma de reconocer al campesino como un eje principal de nuestro país, lamentablemente, a pesar de su importancia es uno de los actores más olvidados en Colombia, porque su esfuerzo no es reconocido.

La cantidad de intermediarios hacen que al final del día el campesino apenas si recupera la inversión, el país los convierte en máquinas que trabajan de cuatro de la mañana a seis o siete de la noche, pues se enfocan solo en producir, sin oportunidades de crecer como empresas rurales.

“En mi comunidad tenemos muchas necesidades, las cuales no nos dejan avanzar. Necesitamos por ejemplo el mejoramiento de las vías, porque si tenemos buenas vías eso da garantía de que nuestros productos lleguen en óptimas condiciones para la venta y consumo en las zonas urbanas”.

Jhoan hace parte del proyecto Caguán Expedition, que quiere convertirse en una empresa productiva, donde el el rafting será el principal atractivo; por esto, él se prepara para ser un buen guía y poder conquistar a los visitantes con su atención y con la belleza natural y social de su comunidad.

“También me he empezado a dedicar al turismo, con el rafting, un deporte extremo donde hacemos descenso sobre los ríos. La vida de uno tiene sus altibajos y mi sueño es superarme año con año, ser mejor agricultor, ser un gran guía de rafting, y tener una sostenibilidad económica para mi y para toda mi familia y pues toda mi comunidad. Si crece el turismo y se apoya al agricultor toda la comunidad se beneficia y crece el desarrollo en la región” concluye Jhoan.

(Esta nota fue escrita gracias al proceso de formación en los talleres de comunicación del proyecto MIA del Fondo Europeo para la Paz en Caquetá y Chocó que se adelanta con comunidad rural y en proceso de reincorporación. El objetivo de estos talleres es que la misma comunidad reporte sus historias, conocimientos y actividades)


Por: Lorena Barragán. Participante del proyecto MIA en Caquetá.
Editor: Karina Porras Niño. Periodista – Editora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here