ASMUL, una organización de lideresas por el cambio en Tumaco

Desde el 2001 este equipo de lideresas busca generar un espacio para luchar por la defensa de derechos y la construcción de paz. Con la mujer rural como protagonista, recuperan prácticas ancestrales como el trueque y dan a víctimas del desplazamiento el sentir de una familia.

0
684
Foto por: Cristian Alejandro Gongora

Luego del confinamiento global provocado por la pandemia del COVID-19, las integrantes de la Asociación de Mujeres Líderes – ASMUL, quienes tuvieron que renacer para continuar con la lucha y la garantía de sus derechos, han venido trabajando en impulsar mejores condiciones para las lideresas de Tumaco.

En el 2001 en la ciudad de Cali, Valle del Cauca, nació la idea de conformar esta asociación frente a la problemática de múltiples desplazamientos forzados en el territorio, donde no existía atención alguna con las víctimas que en este caso eran mujeres cabeza de familia.

La organización logró constituirse legalmente a paso lento en el año 2005, con fines de atender las garantías de manera exitosa. Luego buscó generar incidencia en el distrito para aportar de manera positiva a la paz, poniendo como protagonista a la mujer rural que ha padecido de cerca la guerra.

Le puede interesar: La comunicación como instrumento de paz para construir territorio

Las luchas de ASMUL han permitido el rescate de actividades socioculturales ya perdidas y reemplazadas por el sistema económico, y lo han logrado actuando en pro de mejorar y compartir mutuamente lo poco que se tiene. Así han retomado el trueque entre sus familias y las veredas en las que tienen incidencia.

Como lo manifiesta Elsedita Cobo, lideresa del barrio California en Tumaco, “la asociación es un refugio amigo para quienes no hemos tenido la oportunidad de tener otra calidad de vida, lo que nos ha quitado la guerra, pero aquí siempre están dispuestas en dar la mano y compartimos de lo poco que tenemos”. 

En su escuela sociopolítica y cultural, los miembros  se han capacitado sobre las tradiciones que dejaron sus ancestros y el amor por su territorio a través de las plantas, transmitiendo sus conocimientos a todo tipo de población. Luchan por discriminación, reivindicación de los derechos, resistencias y desigualdades territoriales.

Hoy en día hacen parte del proyecto Comunicar y Proteger la Paz: Defendiendo a nuestros defensores, liderado por Alianza por la Solidaridad y Acción Cultural Popular – ACPO, que busca fortalecer y garantizar a las organizaciones defensoras de derechos con acciones comunicativas y de autoprotección.

Por: Cristian Alejandro Gongora. Facilitador educativo del proyecto Comunicar y Proteger la Paz.

Editor: Karina Porras Niño. Periodista – Editora. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here