Alfabetización, deuda pendiente para el desarrollo integral en Colombia

A pesar de que la alfabetización es un pilar fundamental para el desarrollo de las comunidades, y que se encuentra cobijado por el derecho del acceso a la educación; 773 millones de personas en el mundo y 2.847.251 en Colombia no saben leer ni escribir.

0
265
Foto por: Agencia Prensa Rural - https://cutt.ly/kEXmIo0

Desde 1967, cada o de septiembre se celebra el Día Internacional de la Alfabetización, una fecha instaurada por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura – UNESCO, con el propósito de crear conciencia en los ciudadanos sobre la importancia de reconocer la alfabetización como un factor fundamental para ejercer los derechos humanos y de dignificación humana. 

Así mismo, busca promover el fortalecimiento de la cooperación internacional, para avanzar en el cumplimiento del cuarto Objetivo de Desarrollo Sostenible – ODS, en el cual se estipula “garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje”. De igual manera su meta 4.6 propone para 2030, garantizar que todos los jóvenes y al menos una proporción sustancial de los adultos, tanto hombres como mujeres, tengan competencias de lectura, escritura y aritmética.

Le puede interesar: Escuelas Digitales Campesinas-EDC, una visión de educación para el campo

Según la UNESCO, más allá de su concepto convencional como conjunto de competencias de lectura, escritura y cálculo, la alfabetización se entiende hoy día como un medio de identificación, comprensión, interpretación, creación y comunicación, que permite una mayor participación de las personas en el mercado laboral, influyendo directamente en la reducción de la pobreza y ampliando las oportunidades de desarrollo.

Sin embargo, la entidad afirma que en el mundo 773 millones de personas son analfabetas, y, el género femenino es el más vulnerable, ya que  2 de cada 3  personas que carecen de competencias lectoescritoras son mujeres. De igual manera, detalla que más de 600 millones de niños y adolescentes no alcanzan niveles mínimos de competencia en lectura y matemáticas. 

Los países con menor tasa de alfabetización son : Afganistán, Benin, Burkina Faso, República Centroafricana, Chad, Comoras, Costa de Marfil, Etiopía, Gambia, Guinea, Guinea-Bissau, Haití, Irak, Liberia, Malí , Mauritania, Níger, Senegal, Sierra Leona y Sudán del Sur, con una cifra se encuentra por debajo del 50%.

La alfabetización en Colombia

El panorama en el territorio nacional tampoco tiende a mejorar, pues a pesar de que el artículo 68 de la Constitución Política dictamina que la erradicación del analfabetismo y la educación de todas las personas son obligaciones del Estado,  2.847.251 colombianos no saben leer ni escribir, así lo reflejan datos del Departamento Administrativo Nacional de Estadística – DANE. 

Además, las comunidades rurales son las más afectadas debido a que no cuentan con garantías que les permitan acceder a conocimientos básicos, pues la cobertura educativa de las zonas más apartadas del país es tan sólo del 23,7%. Y los departamentos con mayores índices de analfabetismo son La Guajira con 17,03%, Chocó con 14,82%, Sucre con 12,42%, Vichada con 11,50% y Córdoba con 11,55% . Lo que evidencia la necesidad de tomar acciones institucionales que aseguren el derecho fundamental a la educación. 

Trabajar por la formación integral del campo colombiano 

Desde su creación en 1947, la fundación Acción Cultural Popular – ACPO le ha apostado a la educación como pilar fundamental del desarrollo integral del campesinado colombiano. En ese sentido, ha llegado a 11 departamentos como Valle del Cauca, Boyacá, La Guajira, Chocó y Caquetá con el curso Alfabetización Digital de sus Escuelas Digitales Campesinas, beneficiando a cientos de personas, potenciando sus capacidades académicas y humanísticas, y aportando a la reducción de las brechas de desigualdad que existen entre lo urbano y lo rural en Colombia. 



Por: Ivania Alejandra Aroca Gaona. Periodista.

Editor: Karina Porras Niño. Periodista – Editora.



Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here