Acceso a telecomunicaciones, una deuda vigente en el campo colombiano

Las Tecnologías de la Información y la Comunicación - TIC representan un pilar para el desarrollo del país, especialmente para las comunidades más vulnerables. Sin embargo, solo el 20,7% de los campesinos cuenta con internet, evidenciando una brecha digital que afecta los procesos educativos y económicos que se llevan a cabo en las zonas rurales.

0
403
Foto por: Semana - https://cutt.ly/GbLWfvh

El 17 de mayo fue proclamado el Día Mundial de las Telecomunicaciones y la Sociedad de la Información por  la Conferencia de Plenipotenciarios de Málaga, España. En conmemoración a la creación de  la  Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) en 1865, un organismo de las Naciones Unidas que busca facilitar la conectividad de toda la población mundial.

Esta organización abrió el debate sobre la relación que tiene el acceso a internet con la sociedad y su desarrollo, mediante la Cumbre de la Sociedad de la información (CMSI), desde el año 2003. En ese sentido, esta fecha busca exaltar las posibilidades que tiene el uso del internet y las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), para mejorar y  transformar los procesos educativos, laborales, económicos y sociales.

Le puede interesar: Libertad de prensa, la ilusión de dar voz sin censura a los territorios

Panorama de telecomunicaciones en Colombia 

En Colombia el uso de las TIC está sustentado en la Constitución Política mediante el artículo  20 por el cual se establece “la libertad de expresar y difundir su pensamiento y opiniones, la de informar y recibir información veraz e imparcial”; y el artículo 67 que dictamina que toda persona tiene derecho a “el acceso al conocimiento, a la ciencia, y la técnica”. 

Adicionalmente, La Ley de las TIC de 1978 prioriza la implementación de estas herramientas, y determina que el Estado deberá establecer programas que le garanticen a la población vulnerable, de escasos recursos y a la población rural, el acceso a las plataformas de comunicación, en especial de internet, así como la promoción de servicios TIC comunitarios, que permitan mitigar la brecha digital del país.  

Sin embargo, la realidad sugiere que el Gobierno no ha logrado cumplir con lo establecido, pues de acuerdo con la Encuesta Nacional de Calidad de Vida realizada por el Departamento Nacional de Estadística – DANE, 51,9% de la población total nacional tiene internet en sus hogares, y solo el 20,7% de las personas que habitan en las zonas rurales del país tienen este servicio. 

Así mismo, datos contemplados en el informe de Educación Formal del DANE,  indican que del total de las escuelas rurales que se encuentran a lo largo y ancho del territorio colombiano, sólo el 31,7% cuenta con televisión, el 5,2% con líneas telefónicas y el 21,3% con internet. 

En cuanto a medios de comunicación, un estudio realizado por la Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP) reveló que de 1.109 municipios, 666 son territorios silenciados, es decir que no cuentan con ningún medio de comunicación o que no producen ningún tipo de información local. 

Esto implica que no se está garantizando el derecho a la información y a la libertad de prensa, especialmente para las comunidades más vulnerables, pues la mayoría de medios trabajan desde y para los cascos urbanos, dejando de lado los sucesos que ocurren en las zonas apartadas del país.

Acción Cultural Popular – ACPO a través de sus Escuelas Digitales Campesinas, trabaja para garantizar el derecho a la educación y al acceso a la información en las zonas rurales del país. Brindando formación útil para que las y los campesinos se reconozcan como sujetos fundamentales para el desarrollo de sus territorios, y adopten estas herramientas para crecer personal y profesionalmente.




Por: Ivania Alejandra Aroca Gaona – Periodista.

Editor: Karina Porras Niño. Periodista – Editora. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here